Archive for the ‘Mickey Spillane’ Category

American Noir, VVAA

17/11/2014

american-noir

Tenía muchas ganas de leer por fin, aunque parezca increíble, relatos de la mayoría de los autores de esta antología. Y digo que parece increíble porque en este país se publica mucho y bastante mal, y se descuida mucho a los clásicos. Y no solo a los clásicos de género, si no a los clásicos en general.

El ejemplo es esta antología, de los autores que salen en ella, la gran mayoría tiene inéditos sus relatos en nuestro país. A un pilar del género negro como es Jim Thompson, solo se le conocen dos relatos traducidos al castellano, y de eso hace más de quince años, en las revistas de Alfred Hitchcock, de James M. Cain he localizado un relato traducido en otra antología de tema didáctico de la editorial Vicens Vives, solo uno, de Mike Spillane ninguno, así como de David Goodis, James Ellroy, Lawrence Block, Lehane o Elmore Leonard, nada, y si corre alguno debe ser una traducción amateur o de alguna revista online.

Y no alcanzo a entenderlo. Todos y cada uno de ellos son autores de gran calidad, y todos –salvo Oates– son considerados clásicos del género negro y del Pulp, se han traducido la mayoría de sus novelas a nuestro país –con mayor o menor suerte- y la mayoría del público los conoce. ¿Entonces por que no se han traducido sus relatos? Nadie lo sabe. Es especialmente cruel en el caso de nombres como Thompson, Goodis, M.Cain o Spillane que han sido traducidos y editados varias veces y en diferentes épocas y siempre se han dejado de lado sus relatos, aquellos relatos con los que empezaron y donde se forjaron como escritores. Y si alguien pone en duda la calidad de aquellos primeros escritos, solo tiene que leer los relatos que hay en esta antología y se le quitaran las manías tan rápido como una bala alcanza el pecho del insensato que se interponga en su camino.

Pero hablemos un poco de estos relatos.

Navona ha cogido la antología The Best American Noir of the Century que se publicó en 2010 en USA, de la mano de James Ellroy y Otto Penzel como antólogos, y la ha publicado en España, un poco recortada eso sí. Básicamente la ha partido por la mitad. No me parece mal del todo, teniendo en cuenta que la edición original son más de seiscientas páginas, y ya sabemos que pasa en España con los relatos, me remito al principio de esta entrada. Así que como toma de contacto para los lectores, y para los editores, esta edición un poco de prueba no está nada mal. Además, tenemos la palabra de la editorial que si se vende bien esta primera parte, editarán el resto de la antología en un segundo volumen. BIEN.

Las buenas antologías destacan por su uniformidad de calidad, algo muy difícil de conseguir en la mayoría de los casos, dar con un conjunto de relatos sobresalientes –cuando se trata de varios autores- es casi una utopía. Cuando uno ve el nombre de los dos antólogos de esta selección, cualquier duda queda despejada, son dos pesos pesados del género, los dos tipos con el mejor criterio sobre género negro que corren por el mundo editorial.

Los amantes del Hardboiled disfrutaran de esta antología una barbaridad, que es lo que he disfrutado yo, con tanto autor Pulp, tanto relato visceral, tanto cliché en tan pocas páginas. Pero si os gusta lo negro más frío y pausado, más psicológico, más cruel, también disfrutaréis mucho, pues hay un buen puñado de relatos de ese estilo.

Desde Pastorale, de James M. Cain que es un relato pulp de manual; rápido, contundente, sin florituras, directo al grano, donde una mujer y su amante deciden matar al marido de ésta para poder vivir su amor juntos y cobrar el dinero del seguro de vida del marido. Un tema tratado millones de veces y visto de mil maneras diferentes, pero esta vez con el sello de M.Cain. Pasando por el relato de Spillane, uno de mis favoritos, también absolutamente Pulp, donde el amor vuelve a ser el hilo conductor, donde la venganza tiene una presencia brutal, con un Spillane que hace gala de una inteligencia asombrosa al urdir en pocas páginas una jugarreta brillante, sencilla y pulpera, pero brillante. O el brutal relato de David Goodis, sin duda el más oscuro y cruel de la antología, el más doloroso y que me dejo absolutamente KO. Un relato con un desarrollo lento y meticuloso, detallista, un relato casi susurrado al oído. Durísimo, feroz.

O el de Thompson, por fin, si hay un ejemplo de relato de revista Pulp, aún más que el de M.Cain, es éste, otro relato con el amor de trasfondo, con el adulterio como trama, rapidísimo, contundente y de esos que te desvelan toda su magia justo en la última frase del último párrafo del relato. Los relatos de Patricia Highsmith, y de Joyce Carol Oates se engloban en ese tipo de relatos con desarrollos más largos, donde se presta más importancia a los personajes y sus psicologías que a la acción, que queda relegada casi al final de todo, relatos de final contundente. Los de Ellroy, Block, Lehane y Leonard están a medio camino entre el hardboiled y los relatos más psicológicos. El de Lawrence Block por ejemplo es un relato retorcido, vengativo, con un desarrollo tranquilo, pero que al final se torna brutal y tiene esa dosis pulpera que nos gusta tanto. O el de Lehane, una historia de amistad que se enturbia y se torna oscura por culpa del amor, una vez más.

Os habréis dado cuenta de que prácticamente todos los relatos tiene que ver con el amor, de hecho solo hay uno que no tiene como hilo conductor el amor, todos están relacionados con él de una u otra manera; con el amor entre amigos, con el amor de una mujer, de un hombre, con el desamor, con los celos, con la envidia. Eso nos demuestra que en el fondo, somos seres muy primarios, y que la violencia es en sí primaria, humana, visceral, el amor es el gran recurso del género, de los géneros, es el gran tema universal.

Para mí, la prueba de que esta antología funciona perfectamente es el hecho de que, si lees los relatos sin saber cual pertenece a cada autor, son perfectamente identificables. Todos son la muestra exacta de quien los ha escrito, todos tienen la esencia de su autor, Goodis es exactamente Goodis, es inequívoco, Lehane es puro Lehane, y así todo y cada uno de ellos. Creo que eso es lo que se buscaba desde el principio, y se ha conseguido con creces.

Ojalá esta antología sirva para empezar a abrir un poco el mercado y que más editoriales se animen a traducir relatos de autores clásicos del género negro, ojalá más gente valiente.

American Noir
VVAA
Ed. Navona Negra.
331 páginas

Anuncios

Yo, el jurado de Mickey Spillane

28/03/2011

Sin saber muy bien porque, yo siempre he sido de leer novela negra Americana. No es algo a lo que de importancia, pero si es algo en lo que me he fijado últimamente, sobre todo mirando mi estantería; Chandler, Hammett, MacDonald, McBain, Thompson, Block, Goodis, Crumley, Himes, Pelekanos, etcétera, además, me doy cuenta de que muchos de estos escritores pertenecen a la época del Pulp –muchos de ellos publicaron sus primeros relatos en revistas Americanas como Black Mask o Amazign Stories, relatos que luego dieron lugar a primeras novelas que formaron, poco a poco, una corriente de literatura policiaca publicada en edición de bolsillo muy barata y de gran tiraje conocida como Pulp.-

Pese a haber leído a unos cuantos de esos autores Pulp, nunca había sabido identificar el genero dentro del genero, nunca había visto con tanta claridad los trechos diferenciales que hacían del Pulp un subgénero negro tan especial, tan valorado y tan inequívoco hasta que he leído al gran Mickey Spillane.

Mickey Spillane, nacido en Nueva York en 1918 y falleció en carolina del Sur en 2006, se dedicó primero a los cómics, y es bien conocido por ser el guionista del Capitán America y del Capitán Marvel. Pero si por algo se izo famoso Spillane es por ser el padre de Mike Hammer, un detective rudo, mujeriego, violento y algo misógino. Hammer es el detective duro que todos tenemos en mente, si no fuera porque Spillane lo inventó el primero, todos creeríamos que es un cliché.

Yo, el jurado, tiene ese aire de novela de los años cincuenta tan delicioso, tan de sombrero de fieltro; sin ser una revisión mas de Chandler o Hammett, Spillane se mete de lleno en el espíritu Pulp de aquellos años, creando unos personajes que mas tarde serían el claro referente de esta cultura, de toda esta corriente del genero negro. Spillane hace de Yo, el jurado una de las novelas mas importantes de la época, y también de las mas polémicas, ya que Hammer se presenta como uno de los detectives privados mas rebeldes, sexistas y neuróticos de cuantos se conocen en ese momento, además, Spillane no deja demasiado a la imaginación del lector, describiendo muy bien las escenas de peleas y de sexo. Spillane escribió Yo, el jurado en solo nueve días, y lo hizo por dinero, cosa que siempre admitió y que no hizo que sus novelas fuesen de baja calidad, todo lo contrario, convirtiéndose Spillane en uno de los referentes de las novelas Pulp de todos los tiempos. Spillane, después de Yo, el jurado, escribió cincuenta y tres novelas más, todas ellas de gran éxito y muchas, esta entre ellas, llevadas al cine y a la televisión. Spillane lleva vendidos más de 140 millones de libros en todo el mundo.

Yo, el jurado gira en torno a la amistad, a la autentica amistad tal y como la entiende Mike Hammer. Han asesinado a Jack Williams, el mejor amigo de Hammer y este, que le debe la vida al muerto, no cesara hasta encontrar a su asesino:

¨-Jack, estas muerto y no puedes oírme. O tal vez si puedas. Ojala que así fuese, porque quiero hacer un juramento irrevocable. Me conociste durante muchos años, Jack, y tú sabías que la palabra que sale de mi boca sigue en pie mientras viva. Juro que encontraré al gusano que te mató. No llegará a la silla eléctrica. No lo colgarán. Morirá exactamente como tú hiciste, con la carga de un 45 en el vientre, por debajo del ombligo. Sea quien fuere el que lo hizo, Jack, lo encontraré. Si me oyes, recuérdalo: quienquiera que haya sido. Lo juro¨

Que, ¿como se os queda el cuerpo después de leer eso? Ya veis como las gasta Hammer, es un tipo duro de los de verdad. Y no es de los que dicen las cosas para impresionar os lo aseguro. Hammer es detective privado, lleva una pistola Colt 45 a la que llama Betsy, tiene una secretaria con unas curvas de escándalo de la que esta medio enamorado, cosa que no le impide fijarse en otras mujeres, y es propenso a darle su merecido a cualquiera que se lo merezca. A lo largo de la novela, Hammer tratara de buscar al asesino de su amigo por todos los medios, y no le será nada fácil. Poco a poco Hammer ira descubriendo que su amigo estaba metido en cosas que el desconocía, asuntos que nadie quiere que salgan a  la luz, asuntos que cada vez se complican mas y se vuelven mas peligrosos. Además, Hammer tiene a su otro amigo Pat Chambers, un policía, que también tratara de coger al asesino, y eso no es nada bueno, porque Hammer quiero pillarlo antes, para matarlo.

Por simple que nos pueda parecer al principio, el argumento enseguida coge una gran fuerza y se mantiene arriba hasta la última colosal página. A la historia de Mike Hammer no le faltan buenos giros argumentales ni momentos de tensión. Spillane dibuja un sinfín de callejones por donde meter a Hammer y resuelve la novela muy bien, con una de las mejores escenas finales que he visto nunca, y con un Mike Hammer pronunciando una de esas frases que han pasado a la historia de la novela negra.

Al leer la primera parte de la novela, a uno le puede parecer que estamos leyendo algún tipo de parodia de novela negra; excesiva, polémica, subida de tono, con mujeres con curvas, diálogos cortos, simples y gastados, etcétera, pero nada de eso, porque lo que tenemos en las manos es la simiente de todo lo que ha venido después, con Spillane nació el detective rudo y bruto, con el nacieron las mujeres tan exuberantes, con Spillane creció, se agrando y explotó el termino Pulp, se hizo popular y se dio a conocer tal y como lo conocemos hoy, con esos excesos de violencia, de disparos, de detectives protectores y algo sexistas, de mujeres llenas de curvas tan exuberantes y todo lo demás, todo eso que tenéis en mente, todo eso, viene de aquí. Este tipo de novelas, son un genero en si mismo, como lo es la novela rosa con todos sus clichés o como lo son las del oeste con todos sus clichés. El Pulp es así, y este es quizá el mejor ejemplo que podéis encontrar.

 

Tenéis que leer a Spillane, como hay que leer a Chandler a Hammett o a Macdonald.

 

 

Ojala RBA nos publique un montón de novelas mas.

 

Yo, el jurado de Mickey Spillane

RBA Serie Negra 2011

231 Paginas.