Archive for the ‘Julio cortazar’ Category

Los Autonautas de la cosmopista de J.Cortázar y C.Dunlop

13/09/2009

Parece que he cogido carrerilla con Julio. En reseñas digo. Los Autonautas de la cosmopista es un pequeño deleite de páginas a modo de bitácora de un original, sorprendente y mágico viaje a trabes de todas las áreas de servicio de la autopista entre París y Marsella.

Si, un viaje por las áreas de servicio de una autopista, solo la idea ya es impresionante, pero si la llevan acabo Julius y Carol, y encima lo hacen libro, la cosa es simplemente extraordinaria. El libro es un gran juego. Se divide en pequeños capítulos encabezados por un Diario de ruta, donde se especifica el horario del día y los acontecimientos: Desayuno-partida-donde se paran-clima-comida-otra partida-sucesos-cena. Cada pequeño capitulo corresponde a un área de servicio, y en cada uno se incluye un dibujo del área de servicio, fotografías echas por ellos y textos escritos por Julio o por Carol.

El viaje duro  33 días. 33 días en una autopista es algo extraordinario, y más en 1982. Julio y Carol conducían a Fafner una furgoneta Volkswaguen modelo T2A de color rojo.

Como ya he dicho el libro es un gran juego, esta lleno de fotografías de Julio y de Carol, fotografías de Fafner, fotografías de camiones, de gasolineras, de piedras, de bancos, de paisajes, en definitiva, de todo tipo de cosas que les llamaran la atención por un motivo u otro. Hay una famosísima fotografía que corre por la red de Julio bromeando con un cono en la cabeza, pertenece a este libro. Impagables las numerosísimas fotografías de Julius escribiendo a maquina. Los textos que acompañan los capítulos, y que son realmente el libro, son de lo más variado, recuerdos infantiles, cartas de Carol a su hijo, y en la mayoría las aventuras y  reflexiones de Julio sobre la experiencia en tiempo real en la autopista, una gozada.

Si leísteis una entrada anterior en la que hablaba de un librito de cartas de Julio, Carol y Silvia, sabréis que Carol murió en 1982.  Este libro esta editado en 1983. Carol murió a los pocos meses de hacer el viaje, y en el libro Julio incluye un epilogo sobrecogedor a modo de final.

Un libro impresionante.

Anuncios

Rayuela de Julio Cortázar

02/09/2009

Este es el post numero 100 de este humilde blog. Creo, inconscientemente, que lo reservaba para un libro especial. De echo, aún no se como, en estos casi tres años de blog, no os he hablado prácticamente nada de el. Rayuela de Julio Cortázar, es sin miedo a equivocarme el mejor libro que he leído nunca. Es, utilizando un romanticismo exacerbado, el libro de mi vida.

No sabría como definir lo que cuenta Cortázar en esta novela, es difícil hablar de Rayuela. Sin duda es una historia de amor, una historia de amor increíble entre La Maga y Oliveira. La novela se divide en tres partes: Del lado de Allá, Del lado de Acá y De Otros lados. La novela se puede leer como una novela cualquiera empezando por la primera pagina y acabando por la ultima, o se puede leer como nos sugiere Cortazar; siguiendo un cuadro de dirección, incluido al principio, y que nos guiara de pagina en pagina, dando saltos cual juego de la Rayuela, hasta llegar a la ultima casilla, no necesariamente la ultima pagina. El juego es perfecto. La primera parte esta centrada en París, con Oliveira, la Maga, el club de la serpiente, y sus vivencias en las calles del barrio latino, el Pont des Arts y todos los rincones descritos en la novela con una belleza impresionante. La segunda parte transcurre en Buenos Aires, con un Oliveira rodeado de sus amigos Traveller y Talita. La tercera parte, también llamada Capítulos prescindibles, son textos redactados por Morelli, escritor ficticio, sobre filosofía, arte, y alguna doctrina mas, también hay recortes de prensa, citas de libros y multitud de textos que Cortázar tubo a bien incluir.

No es un libro fácil. Y creo que como muchos otros, requiere una madurez lectora y un momento exacto. Recuerdo perfectamente quien me hablo por primera vez de Rayuela y donde. Fue mi amiga S a la que le debo tanto y a la que tanto quiero. Y fue en la playa. Desde entonces mi relación con este libro ha sido intensa, viva, y sumamente sentimental. Lo he leído y releído decenas de veces, nunca, desde que lo compre, edición Catedra (preciosa y precisa), ha descansado en una estantería, siempre esta en el escritorio, en la mesita de noche o en mi mochila. Lo ojeo y leo pasajes que me gustan casia diario. Tengo la edición de Catedra totalmente subrayada, a lápiz.

-y que la gente que se da citas precisas es la misma que necesita papel rayado pare escribirse o que aprieta desde abajo el tubo de dentífrico.

-Metiéndose en un zaguán encendió un cigarrillo. Caí­a la tarde, grupos de muchachas salí­an de los comercio, necesitadas de reí­r, de hablar a gritos, de empujarse, de esponjarse en una porosidad de un cuarto de hora antes de recaer en el biftec y la revista semanal.

-los párpados le dolían a fuerza de apretarlos, se oía hablar a Ronald y entonces olor a café, ah, olor maravilloso del café, Wong querido, Wong Wong Wong. Se enderezó, parpadeando, miró a Gregorovius que parecía como menoscabado y sucio. Alguien le alcanzó una taza.

Lo de las ediciones me pierde. Solo tengo cuatro, pero espero tener todas las posibles. Me gusta coleccionar ediciones de Rayuela, en distintos idiomas, formatos, tamaños, y ediciones. De momento tengo dos españolas, Punto de lectura y Catedra, una Alemana, y mi preferida, la edición Argentina, de color negro con una rayuela dibujada en la portada, de Editorial Sudamericana, quizás la mas famosa de todas y que me costo bastante conseguir, además, para rematar, la edición es de 1977 el mismo año en que yo nací. La conservo dentro de un plástico y apenas la toca nadie. Nunca me han preguntado cual es el libro que marco tu vida, o que libro te llevarías a una isla desierta. La respuesta es obvia, Rayuela.

No fue a una isla desierta donde arrastré a mi familia en Agosto del 2008, fue a París. Llevaba esperando ese viaje mucho tiempo., mas desde que mi amiga S (no lo he dicho antes pero siente la misma pasión que yo por Julio)  lo piso por primera vez, hace ya algunos años. Conseguí convencer a mi mujer y a mi hijo de 7 años, conscientes de la tremenda ilusión que me hacia, para irnos de viaje a París una semana, pagando como no, un pequeño y agradable precio llamado Eurodisney. La sensación fue increíble. Pasee por las mismas calles en que Oliveira y la Maga se encuentran sin buscarse, crucé el Pont de Arts una y otra vez, me senté en el y me fotografié, recorrí el barrio latino, Montmartre, Montparnasse, y prácticamente todos los rincones plasmados en el libro. Fue agotador. También, y este fue un momento que no olvidare jamás, fui a ver a Julio. A riesgo de parecer patético, y con 32 veranos encima, ese momento fue único.

Todo esto es para mi Rayuela, todo esto es para mi Julio Cortázar. Por no hablar del Jazz. El Jazz. Esta entrada un poco especial numero 100 de este pequeño blog, que toma el nombre de un cuento de Julio Cortázar, este pequeño viaje alrededor de una mesa, que es tímido y discreto. En Marzo, dentro de unos pocos meses, volveremos a ser papas. No dudéis ni un instante, que si dios nos manda una niña, se llamara Lucía.

Gracias por estar ahí.

Correspondencia De Julio Cortázar, Carol Dunlop y Silvia Monrós

19/08/2009

99 paginas. Eso es todo lo que tenemos. La correspondencia entre Julio Cortázar y Carol Dunlop, con Silvia Monrós, la traductora de Julio al serbocroata, es poca y cruda. Las cartas de inician en 1980 con una misiva de Silvia a Julio para anunciarle su intención de traducir Rayuela, y de paso invitarle a unas charlas en el Centro cultural estudiantil de Belgrado. La última carta es de Julio a finales de 1983. A nadie se le escapa que Carol murió en 1982. Las cartas de Julio son pocas, la mayoría son de Carol y de Silvia, y la mayoría entre ambas. Surgió una fuerte amistad entre las dos mujeres, que es muy palpable en todas las cartas y postales, quedando al descubierto íntimos pasajes de Carol referentes a la delicada salud de Julio, a sus miedos, sus matrimonios anteriores, a como vivir con un hombre como Julio. Silvia nos relata la situación política de la época, difícil, y nos muestra toda su admiración, mucha, por Julio, en casi todas las cartas dirigidas a el. De Julio la mayoría son postales, y alguna carta, lamentablemente la mayoría excusándose de no poder escribir mas a Silvia, o de no poder asistir a las charlas del Centro cultural, una pena.

A los que nos sigue fascinando Cortázar, a los que nos encanta, en este libro encontramos detalles íntimos sobre su vida y su salud, sobre su persona, su figura, sus ocupaciones, muchas de ellas vistas desde la mirada de Carol, que nos desvelan una imagen enriquecida del hombre. Así mismo las cartas de Silvia, sobre todo las primeras, muestran la tremenda admiración de esta por Julio, la enorme devoción por el escritor y por sus trabajos, y sus esfuerzos en la traducción de Rayuela; así mismo como el esfuerzo en mantener al escritor al día de todas las traducciones que se hacen en su país de todos sus textos, mandándole incluso, todos los diarios con las traducciones de los que ella es consciente.

En esta edición se han respetado los textos originales en castellano de los tres personajes, y eso es algo farragoso. Las cartas de Carol son complicadas de entender, puesto que su castellano era muy flojo y la manera de expresarse, de construir frases era en muchas ocasiones intuitiva, un lío. Las de Silvia tampoco son mucho mejores, pero son algo mas entendibles, y las frases están mejor construidas. De Julio solo se leen perfectas cartas. Salvo eso, y la edición, que para mi gusto es feísima (y que los señores de Alpha Decay me perdonen) el libro es muy enriquecedor, y una exquisitez para los Cortázarianos.

He dicho antes que era crudo. La correspondencia entre Carol y Silvia se interrumpe en Julio de 1982 con una última carta de Carol, leer esa carta y leer la siguiente de Julio destinada a Silvia anunciando la sorprendente muerte de Carol es un duro golpe, y en las palabras de Julio y de Silvia en cartas posteriores veremos el duro golpe que supuso para los dos. Así mismo la correspondencia entre Julio y Silvia se acaba en diciembre de 1983, con la trágica muerte de nuestro gran Cronopio solo 2 meses después.

Un buen libro para los que nos encantan no solo los textos de Cortázar, si no también el hombre que había detrás y cuanto le pasaba.

Y sigo de vacaciones, aunque ya me queda menos para volver a la cruel rutina…

Mas Rayuela

06/12/2007

..una mas, otra para la colección, es una debilidad no puedo evitarlo. Esta me hace mucha ilusión, es una edición argentina que llevaba mucho tiempo buscando, de la editorial Sudamericana, una delicia, y para mas significado la edición es del año 1977, el mismo año en que nací…

Enrayuelado

06/03/2007

En un puro arranque del mas imparable fetichismo (cuanto daño hace Ebay) compre hace un tiempo una edición de Rayuela en alemán. Y es que ha alguien le escuche una vez, que coleccionaba ediciones de un mismo libro, diferentes idiomas, diferentes ediciones, etcétera, y la idea me sedujo hasta los huesos… así que un día vagando por Ebay, me ice con la edición alemana, ha un precio irrisorio y en un estado increíblemente bueno. Aquello no fue anécdota, si no todo lo contrario, y mi imparable apetito por conseguir ediciones de Rayuela en cualquier idioma, no había echo mas que empezar. Lamentablemente, he de decir que soy un pésimo buscador, y que solo he conseguido un par de ejemplares, una edición Americana, y una en español que viene desde argentina. Además mis amigos (ellos los muy…) hacen oídos sordos a mis peticiones (según ellos estrafalarias, extrañas y difíciles) de traerme una edición de Rayuela allá donde van de vacaciones, así he perdido ediciones de: Francia, Italia, Indonesia, Portugal…
Y es que Rayuela no es cualquier libro, no al menos para mí, y es que siento un cariño muy grande por esta novela, y aun más por Cortázar. De ahí que me guste amontonar, cual idólatra enloquecido, ediciones distintas de esa gran novela que es Rayuela
Os sobra alguna?