Archive for 29 noviembre 2009

Prólogo de James Ellroy a Hollywood Station

29/11/2009

Sigo, después de la novela de Willy Uribe, con el género negro. En esta ocasión estoy leyendo una novela que hace ya tiempo que tenía ganas de leer, Hollywood Station de Joseph Wambaugh. Salio hace ya  tiempo, pero la edición de rustica era para mi gusto muy delicada, con un color crema mate que se manchaba con mucha facilidad, además de que valía una pasta. Hace pocos días me cruce con la edición en bolsillo de Verticales de bolsillo, y me hice con ella.

Lo que quiero comentaros en esta entrada no es la novela, eso vendrá mas adelante, quiero comentaros el prólogo de la novela, a cargo de James Ellroy.

Un señor prologo de 35 paginas en las que Ellroy le cuenta a Wambaugh, a los lectores, una parte de su juventud, sobre los 25 años, era el año 1973. Una pequeña historia de delitos menores: robos, allanamientos de morada, drogas, consumo de alcohol y vagabundeo. Ellroy explica su pasión por la lectura, por la lectura de novelas policíacas que robaba en las librerías de Hollywood. Como vivía en pequeños contenedores para ropa usada que las ONG tenían distribuidos por toda la ciudad y como lo detenían por vivir ahí una y otra vez. Nos cuenta sus entradas y salidas de prisión por estos pequeños delitos. Nos cuenta como se cuela en casas de chicas guapas para robarles la ropa interior, como sale adelante para luego volver a caer en el tráfico de drogas a pequeña escala, o como suceden a su alrededor los disturbios de Watts.

Mientras sucede todo esto, Ellroy nos cuenta paralelamente como conoce las novelas de Wambaugh y como estas le cambian la vida, le hacen ver su mala vida. Unos pequeños ejemplos bastante explícitos:

Incendio mi mundo mental. Me devolvió a la muerte de mi madre y a todas las paradas intermedias. Volví a leer el libro. Asimile el saber de Wambaugh. Encajaba con el mío y me daba una visión del lado oscuro de la luna. No podía esquivar del todo su fuerza moral. Yo violaba por costumbre las bases del orden social que Wambaugh expresaba con elocuencia.

La narración va hacia delante y hacia atrás, incluso nos habla de cuando era niño y asesinaron a su madre. Ellroy acaba mostrando su admiración por Wambaugh sin tapujos y le concede un don como escritor, además le agradece haber liberado toda la ira y la rabia contenida en su interior. Un prologo al mas puro estilo Ellroy, sin pelos en la lengua y directo como un gancho de derechas.

Sé que mi padre decía de Willy Uribe

26/11/2009

1.Desasosiego 1 m. Inquietud, intranquilidad:

Sé que mi padre decía, me ha producido, sobre todo, eso, desasosiego, inquietud, miedo. Willy Uribe, ganó con esta novela el Premio Silverio Cañada de la XXII Semana Negra de Gijón de 2009 y el Farolillo de papel de la Cámara del Libro de Bilbao.

Ya os hable de Willy y de Nanga hace un tiempo, y os hable de las sensaciones que me produjo esa novela, fuertes. Con Sé que mi padre decía, Willy da una vuelta de tuerca al genero negro, le da una patada en el culo al genero negro. Es imposible respirar ante semejante asfixia, ante semejante crueldad, dureza. Las novelas negras americanas, griegas, cubanas, francesas, o incluso las suecas, tan de moda ahora, no han conseguido transmitirme la proximidad y por ende la inquietud y el desasosiego de la que hace gala esta novela, esta historia es tan cotidiana, que se te mete en los pulmones y te ahoga en cada página. Esta historia de fracaso prácticamente intencionado, de frustración permanente y salidas fáciles, esta historia de rebeldía en una sociedad opresiva y costumbrista.

Ismael, un hombre que a ojos de muchos ha traicionado a su pueblo, a su padre y a su ex mujer, vuelve del pasado y la lejanía, dispuesto a intentar ganar dinero de la única manera que ha sabido hacerlo desde que se marcho, mintiendo y chantajeando, intentando no dejarse la piel en ello. Huyendo de su último destino, llegara a un pequeño pueblo cerca de Bilbao donde nadie parece haberse olvidado de el ni de su pasado. Tiene un plan, un plan sencillo y cojonudo.

No es una novela negra de policías, ni de detectives, ni de periodistas, ni de forenses. Willy se coloca al otro lado, en el lado difícil, en la mirada desesperada, en la parte que oprime por sobrevivir, se coloca justo bajo la piel de la desesperanza y el dinero no siempre fácil, en el bando de la muerte de saldo en el maletero de un coche y las palizas en las callejuelas. La sinceridad que desprende la narración, la trama, es la que nos hace mirar hacia atrás mientras andamos por la calle, la maldad de estos personajes, desarraigados y fríos y tan reales como nosotros mismos, es la que nos hace desconfiar de esas sombras nocturnas a la luz de las farolas, cuando paseamos a nuestros perros en las noches tranquilas de nuestras vidas. Todos conocemos o vemos por nuestras calles un Ismael, o un Jon, que nada tiene que perder por unos cuantos billetes, por que entienden la vida, solo con el sentimiento de la codicia. Willy nos muestra una sociedad cerrada en unos ideales, en unas creencias, donde los que no siguen sus doctrinas, serán repudiados públicamente y  pagados con la moneda de la indiferencia y el silencio.

No os voy a engañar, es una novela dura, marca de la casa Willy Uribe, con golpes y palizas y mucha maldad. Esto no es una agradable novela de Chandler donde los golpes los sentimos a miles de kilómetros, mientras nos deleitamos con el sarcasmo de Marlow a salvo en nuestro sofá, esto no es una novela de Petros Markaris donde soltaremos carcajadas acomodados en nuestra cama cuando nuestro querido Jaritos este una vez mas atascado en el infernal trafico de la capital de Grecia; y por supuesto, esta novela no es una simplona aventura de policías y ladrones y algún muerto aparecido en alguna cuneta cerca del desierto.

Sea quien fuere quien invento la etiqueta de novela negra, sin duda pensó en novelas como esta, en novelas humanas y próximas, donde los ultimas consecuencias son actos cotidianos y donde la vida se mide por la calderilla de tu bolsillo, novelas donde hay que llevar a hasta el final tus decisiones y vivir con ello. Una novela para los amantes de lo negro, de las buenas historias, de las tramas duras, una novela con la que he disfrutado cada pagina y cada parrafo, cada mentira, cada tormenta y cada centimetro de cinta americana. Novela negra, sin duda.

Willy Uribe publicó esta novela con la editorial El Anden en 2008, pero lamentablemente la editorial cerró hace unos meses, eso pone en situación complicada encontrar ejemplares de esta novela. Por suerte, de momento y esperemos que tengan muchos, la podéis comprar sin problemas en la librería Negra y Criminal, que esta en Barcelona en el C/ de la Sal del barrio de la Barceloneta. O si no os pilla cerca, la podéis comprar en su pagina Web, aquí.

Juego de Tronos de George R.R. Martin

22/11/2009

Segunda lectura oficial del Club de lectura que frecuento. He de decir que estaba ya en mi lista y que fue una suerte que fuera la más votada, si no aún seguiría en la cola.

Juego de Tronos es el primer tomo de los cuatro que hay editados en España, y de los teóricos siete que Martin ha planeado escribir de su saga de Canción de Hielo y Fuego. Este primer volumen recibió el  Premio Locus de 1997 en la categoría de mejor novela de fantasía, Premio Hugo de 1997 a la mejor novela corta La sangre del dragón y Premio Ignotus de 2003 en la categoría de mejor novela extranjera.

Normalmente no leo Fantasía, bueno me harto de leer a Pratchett, pero sin contar el Mundodisco, no leo fantasía, muy poca. La razón no es que no me guste, es que no encuentro cosas que llamen mi atención, o no estoy demasiado al día. Bueno es, cuando te llegan muchas voces sobre algún libro  o alguna saga, como en este caso, o como en el caso de El nombre del viento, que esta ya en mi montón de pendientes. Entonces me tiro de cabeza a la fantasía, y normalmente salgo satisfecho.

Martin nos presenta un mundo fantástico de estilo medieval, con toques mágicos y religiosos. La magia en este primer volumen es más bien escasa, y Martin se centra en ponernos en situación en cuanto al escenario de Los Siete reinos en el continente de Poniente. En este mundo de fantasía, las estaciones duran décadas, y hasta ahora han vivido en un verano de años, y se esta acercando el duro invierno… El continente de Poniente vive bajo el mando del Rey Robert, llamado el usurpador, de la casa de los Baratheon, y todas las casas que están bajo su reinado, viven en paz. Pero como sucede siempre en estos casos, alguien ambicioso intentara romper esa paz en beneficio propio.

La novela es muy extensa, 768 paginas, y es difícil hacer una reseña. Pasa absolutamente de todo en la novela y su lectura es muy adictiva, incuso si no te gusta la fantasía. Los personajes son increíbles, con unas personalidades muy marcadas y muy diferenciadas entre si, las familias de diferentes casas poseen todos rasgos diferenciales entre otras casas y sus caracteres son complejos y completos. En ocasiones, lo admito, me parecía estar ante un episodio de Dinastía ambientado en la edad media, pero vamos eso tampoco es nada malo, en esta novela, los entresijos familiares, las traiciones y las sorpresas, son un continuo en cada pagina. Las batallas están perfectamente narradas, así como los torneos, los consejos, las ejecuciones, traiciones, las vestimentas de los caballeros, los lugares, castillos, posadas, caminos y bosques. Las narraciones no se hacen pesadas y no caen en el detallismo extremo. La novela está organizada presentando en cada capítulo las vivencias de un personaje. De esta manera vamos saltando de un personaje a otro de manera que la lectura del libro es amena y rápida. Los personajes, que son todos los principales protagonistas, en este libro no hay un solo protagonista, si no varios al mismo tiempo, nos van narrando sus vidas, emociones, actos, luchas, fechorías, huidas y  todo lo referente a su persona y se van entretejiendo unos a otros de manera que la novela es una sola y continua historia.

La serie de Canción de Hielo y Fuego es todo un referente en el mundo de la fantasía, como lo es Tolkien y su Señor de los anillos, y no es de extrañar, a su alrededor se han fundado foros exclusivos en muchos países, clubes, paginas web, y hay toda clase de mercadotecnia y juegos de Rol, incluso se esta gravando un episodio piloto de Juego de Tronos, que no tardara en ver la luz. Canción de Hielo y Fuego es ya de culto, y tiene miles de lectores-admiradores en todo el mundo, es un fenómeno imparable y todo el que la lee, no hace más que admitir su grandeza.

La grandeza de Canción de Hielo y Fuego no radica en el marketing, así como sus ventas tampoco dependen de este, Canción de Hielo y Fuego esta envuelta en la calidad de su narración, y en la originalidad de su mundo, la serie bebe del boca-oreja para sus ventas, de las recomendaciones de amigos y blogs, amparadas por una calidad indiscutible.

Cuando

12/11/2009

Banda Sonora

Cuando te tenga en brazos, cuandotetengaenbrazos, te mirare aterrado y te preguntaré y me preguntare, que pasara a partir de ahora, de nuevo, como ya me pregunte, que haré, como lo haré, cuandotetengaenbrazos, pequeño, indefenso, arrugado, húmedo, quevoyhahacercontigoelrestodemivida, Teo, Max, bruno, Hugo, Alberto, Julio, Oliver, Roger, Iu, cuandomelleguetunombreundía, cuando lo oiga, lo oigamos, y lo decidamos y digamos, este, así te llamaremos ya para siempre, cuandotetengaenbrazos ligero y caliente, ensangrentado, resbaladizo, cuandotemireconfusoynervioso y te agarre nada mas llegar al mundo, cuando, cuando, cuando, y sentiré ese calor interno y reconfortante y ese gran y enrome compromiso que se creara en ese instante en el que juraré cuidarte y amarte, amartesindudayparasiempre y hacer de ti un gran tipo, cuandotetengaenbrazos y los ojos se me nublen de saladas lagrimas de bienvenida y me agarres el dedo, esepequeñogestoprimeroydulce, y se cree el vinculo en el que se apoyaran miradas y decisiones y risas y sonrisas y carcajadas y el resto de nuestras vidas, y los miedos se esfumen y acorralemos las dudas, cuandotetengaenbrazos y el frío llene las calles, te agarrare fuerte, fuertefuertefuertefuertefuerte y no te soltare jamás.

Banda Sonora

Vineland de Thomas Pynchon (y II)

02/11/2009

Apuntes a la lectura de Vineland

Leer a Pynchon es como un mazazo, al menos leer Vineland es como un Gran mazazo. Hay que olvidar todo lo que uno ha leído hasta el momento y afrontar Vineland con la mente abierta, dispuesto a todo. O eso al menos es lo que he hecho, infiltrándome en las vidas de decenas de personajes con extraordinarias vidas, pasados imposibles, futuros impredecibles, pasiones atemporales.

Si alguien se acerca a Vineland con la única intención de conocer la historia de Zoyd, de Frenesí, de Praire, es posible que pasadas las cien paginas abandone toda intención de lectura. Vineland esconde sin duda algo más. Pero ese algo, que sin duda hay que encontrar, hay que descubrirlo apartando las capas una a una, abriendo las puertas de  las vidas de cada individuo, de cada sujeto, desplegando sus experiencias, sus historias enormes y ricas y desgraciadas, desmenuzando el enorme mundo de Vineland a trabes de los años, del pasado, escarbando en todos los errores y los sacrificios y luchas y guerras de cada uno de ellos, absorbiendo poco a poco la esencia de cada uno, los matices, las ideas, empapándonos de sus vidas, y entendiendo todo el conjunto como una gran historia de amor y de fracasos.

Sin duda Vineland es sorprendente, hipnótica. Mientras leía, estos días he caído en un pequeño letargo, embobado, insomne, incluso algo taciturno, sin tristeza, hipnotizado e impregnado de la fuerza Pynchoniana, abrumado, fascinado, encantado, hechizado. Deseando encontrar alguien con quien compartir la búsqueda de Praire, deseando encontrar alguien con quien compartir desazón por el fin de Vineland sin cruzar una palabra. Es imposible que todo  siga igual después de leer a Pynchon.

Puede que, leer que Zoyd atraviesa ventanales vestido de mujer una vez al año, para cobrar su cheque de incapacidad, suene divertido, o leer la historia de LD, que se convirtió en una experta ninja que domina la técnica de La Palma Vibrante, fue secuestrada para ser vendida como mujer objeto en un país oriental, y fue intima amiga de Frenesí, parezca complejo, o que Brock Vond, ¨perro loco Vond¨ se obsesione por amor y sin limites éticos ni presupuestarios, lo busque hasta en el ultimo de los escondites, movilizando toda la fuerza de la DEA disponible, parezca extremo. Nada de todo eso. Y todo eso, además de un sin fin de detalles y situaciones, escenarios, narraciones extraordinarias, contextos y ambientes perfectamente definidos, tramas inverosímiles tan perfectamente ajustadas, engranadas, que ha nadie se le ocurriría incurrir en la verosimilitud del texto, de la globalidad, de la historia, de Vineland.

Cuando uno lee Vineland; cuando he leído Vineland, Pynchon me ha dado una patada en el culo para sacarme del círculo vicioso de la literatura, y me ha enseñado, con la distancia que te da leer algo de este calibre, lo mucho que me queda por aprender, lo mucho que ya he aprendido, y sobre todo, lo capullo que he sido por no haberlo leído antes.

Imagino a Zoyd, con ese gracioso bigote y sus gafas de alambre, conduciendo la inestable camioneta de Trent, marca Datsun Li´l Hustler, con modulo vivienda, y no puedo mas que sonreír y compadecerme enormemente de su amor por Frenesí…