Archive for the ‘Margaret Oliphant’ Category

Una ciudad asediada, de Margaret Oliphant

10/01/2014

tumbaabierta_una-ciudad-asediada_portad

Muy bien Margaret Oliphant. Que gran descubrimiento. ¡Maravilloso!

No conocía a Margaret, ni siquiera había leído nada llamado ghost story, y mucho menos nada Victoriano. Me queda mucho que aprender, me temo. Una ciudad asediada llegó a mis manos gracias a esa pequeña pasión que proceso por la editorial  Nevsky Prospects y su pequeño sello Las fábulas de Albión, chafardeando por su web me llamó mucho la atención éste título y en una pequeña promoción que hicieron en diciembre, me hice con ésta novela y otra de la rusa Anna Starobinets.

Lees el prólogo de Jesús Palacios que incluye la novela y casi tienes que ir frenando para no saltar directamente a leer lo que Oliphant nos tiene preparado. Muy bien también Jesús Palacios. Un prólogo detallado y bien jugoso que nos cuenta la pobre vida que llevó Oliphant, la cantidad de muertes que soportó a su alrededor, las desgracias, una tras otra, la vida triste y gris que se cernía sobre ella, madre soltera de numerosos hijos que escribía a jornada completa para sacar adelante a su pródiga familia.

Dice Palacios, que Oliphant apenas escribía novelas de género (fantasía, terror), que lo suyo eran más las novelas históricas, de costumbres, y los ensayos, y que llegó a escribir cientos de ellas. Aunque lo que ha sobrevivido a los años, han sido sus historias de fantasmas, las ghost storys. Y no me extraña tú.

Una ciudad asediada tiene ese aire tremendo y romántico de las novelas victorianas, esa manera de contar las cosas de forma dulce y poética que hace que aunque te estén contando una historia de fantasmas, tú estés preso de un hipnotismo casi catatónico que te hace estar pegado a la narración sin apenas respirar; calibrando el miedo de los protagonistas, el agotamiento, el pánico, sintiendo las corrientes de aire frío que se cuelan por los pliegues de la ropa, atisbando entre la niebla, escuchando en el silencio.

Oliphant nos cuenta la historia de un pequeño pueblo francés en la Alta Borgoña, Semur, un pueblo amurallado y donde prácticamente todo el mundo se conoce. Allí se suceden unos hechos inexplicables a ojos de los habitantes, una serie de acontecimientos fantásticos que llevaran a los habitantes del pueblo a tener que abandonar sus casas y pertenecías para establecerse a los pies de las murallas fuera del pueblo. Ésta situación, a todas luces estresante, incomoda e innoble, se produce además, mientras el pueblo está sumido en una oscuridad total y absoluta, ya sea día o noche, el pueblo está sumergido en las tinieblas más negras que jamás se hayan visto.

La novela está narrada por varios de sus habitantes, aunque el protagonista y quien lleva la carga de la narración es Martin Dupin, el Maire (alcalde) de Semur, un tipo con aires de duque, noble y distinguido, educado. Cada uno de los personajes narrará su visión de los hechos, su parte, y con todas ellas tenemos la visión completa de lo sucedido, todos los ángulos, la historia narrada desde todas y cada una de las partes involucradas en el suceso.

Admito que me lo he pasado bomba leyendo a Oliphant, su estilo es grandilocuente pero sencillo, con estilo, poderoso, con mucha fuerza y muy visual, es como estar viendo una gran obra de teatro donde hay que mirar a todos los personajes a la vez sin perder detalle, es hipnótico, y tiene ese punto escandaloso de novela británica, un poco JaneAusterizado tan delicioso.

Una novela desde luego diferente a lo que suelo leer, un descubrimiento fantástico, tanto, que ya está de camino a casa otra de las novelas de Oliphant, La puerta abierta, una novela que editó Valdemar allá por los ochenta y que seguro devorare como he devorado ésta.

La traducción de Jon Bilbao es excelente, y la edición de Nevsky excelsa, como siempre.

Una ciudad asediada

Margaret Oliphant

Ed. Nevsky Prospects 2012 (Fabulas de Albión.)

231 páginas.