Archive for 27 febrero 2012

Con el agua al cuello, de Petros Márkaris

27/02/2012

Aguantar a una mujer como Adrianí es un clavario. Tiene que serlo.

Después de leer toda la serie del comisario Jaritos, constato que son escasos, escasísimos los gestos de cariño de Adrianí a nuestro querido y afable comisario.

Un santo Jaritos.

Es agradable volver de vez en cuando a las novelas de Petros Márkaris, como es agradable volver a las de la serie Montalvano, a las de Donna Leon a esas series que ya os he comentado alguna vez que son una garantía, un pequeño espacio de seguridad. Las novelas de Márkaris están lejos de la violencia (la explicita), lejos de las borracheras y el alcohol, lejos de las mujeres voluptuosas, lejos de las drogas; vamos, lejos de lo que van llenas el resto de novelas negras y policiacas que llenan los estantes de las librerías. Por supuesto hay asesinatos, y en esta novela no son pocos, pero Márkaris no se ensaña ni se recrea, casi ni describe los cuerpos, lo hace de pasada, de perfil.

Me estaré volviendo un tipo duro.

Digo yo, porque últimamente me entra mejor un poco mas de saña, de odio concentrado. La novela de Márkaris me ha gustado, siempre me gustan, tienen algo que me encandila, que me hace sonreír, pero será que la formula de Márkaris se esta gastando un poco, que yo me la veo venir, o que se yo, pero esta Con el agua al cuello la he encontrado un poco blanda, o sea, mas de lo normal. Me ha parecido todo demasiado fácil, muy en bandeja.

Grecia esta hundida de lleno en la crisis, los sueldos se recortan, las pagas desaparecen, las jubilaciones de retrasan cinco años, no hay trabajo, la gente nada en deudas, no circula el dinero y Grecia ha de ser rescatada por la Unión Europea.

Y alguien esta decapitando banqueros.

Jaritos es medianamente feliz, su hija se acaba de casar, justo en las primeras páginas de la novela, y Adrianí esta mas o menos calmada. Pero cuando alguien empieza a matar banqueros la cosa se complica. Como siempre. A Jaritos le cae el caso, aunque lo comparte con la brigada de Antiterrorismo, y esta totalmente perdido. Al mismo tiempo que alguien decide matar banqueros, media Grecia aparece empapelada con carteles subversivos que instan a no pagar las deudas al banco, las hipotecas, las tarjetas de crédito, los préstamos, etcétera.

Y a Jaritos se le abre otro frente.

Las novelas de Márkaris normalmente siguen un mismo patrón, no lo cuento para no chafaros parte del argumento, y esta no es diferente, es como ir de la A ha la Z. Supongo que verlo así es el resultado de haber leído toda la serie. Como he dicho antes la novela me ha parecido un poco fácil, sobre todo la resolución del caso. Fácil en la investigación, que, aunque con traspiés, va muy rodada, fácil en las pistas, en las pesquisas…

Pero me ha gustado. La situación de Grecia queda perfectamente reflejada en tiempos duros como estos, desde los recortes a los funcionarios hasta las deudas de la gente de a pie, también los trapicheos de los bancos y sus políticas abusivas, así como la inmigración y la política.

Es una buena novela, sobre todo si no has leído ninguna o muy pocas de la serie de Kostas Jaritos. Es sencilla, amena, incluso diría que costumbrista. Perfecta para despejar cuerpo y mente, pero que quizás se queda corta si buscas algo mas.

Con el agua al cuello

Petros Márkaris

Tusquets editores 2011

322 páginas.

Anuncios