Archive for 28 octubre 2013

El exterminio, de Jim Thompson

28/10/2013

el_exterminio_300x455

¨Pensé: la culpa es de ella, de él, de ellos, mía, la de todo el condenado mundo… ¿Y qué carajo importaba de quién fuera la culpa? Solo estaba clara una cosa: uno viene al mundo para que todos le den por saco. Y solo le queda una salida.¨

Siempre, siempre, siempre, es un placer leer a Thompson. Siempre.

Y cuando el bueno de Thompson ha urdido una novela que le da una vuelta de tuerca al género negro, cuando se ha sacado de la manga una novela retorcida, cruel y condenadamente atrevida…pues joder, el mundo es un lugar mucho mejor.

Que os creéis que Thompson es un sanguinario. Y no.

O al menos no siempre. En El exterminio, Thompson nos plantea unas reglas del juego diferentes; una novela sin protagonista, sin investigación, una novela que es un juego, un pequeño rompecabezas, un misterio con multitud de sospechosos; donde lo importante no es quien es el asesino, sino quien lo va a ser.

Sin duda, algo novedoso para mí en cuanto a Thompson se refiere, acostumbrado a sus novelas más violentas y frías, más potentes y primarias. El exterminio no es de ese tipo, no es 1280 almas, no es El asesino dentro de mí, nada de eso. Pero aun así ésta novela sí que mantiene ese juego psicológico al que nos tiene acostumbrados Thompson, esa sensación de confusión que nos surge con sus personajes, esa impresión de no saber si nos mienten o por el contrario son del todo sinceros. Creemos que nos esconden algo, lo intuimos, pero no estamos seguros. Eso es uno de los sellos de la casa, y en esta novela Thompson lo lleva al límite.

Luane Devore tiene la sensación de que alguien quiere matarla, está prácticamente segura de ello, y la verdad es que se lo ha ganado a pulso. Desde su habitación, donde vive encerrada por decisión propia hace ya mucho tiempo, ha sembrado por medio de su inseparable teléfono, toda clase de rumores y habladurías que conciernen a la mitad de Manduwoc. La gente que ha visto empañada su reputación, su orgullo o su carrera gracias a su enfermiza pasión es tanta, que sólo es cuestión de tiempo que alguien decida cerrarle la boca para siempre.

Thompson nos plantea un esquema de novela diferente, nada de un solo protagonista y unos cuantos secundarios a su alrededor, no, es verdad que sí que hay una supuesta protagonista, Luane, pero solo lo es de manera figurada, es de ella de quien se habla, sobre la que planean las amenazas, las venganzas, pero no es un personaje central de la novela, no hay ninguno. Digo que es diferente porque la novela está estructurada en doce capítulos, y cada uno de ellos es de un personaje distinto. En cada uno de los doce capítulos, veremos los motivos por los que estos personajes tienen  algo en contra de Luane, porqué desean que desaparezca, que los deje en paz. De esta manera, Thompson pone a nuestro alcance las herramientas para intentar averiguar quién va a matar a Luane, dándonos las claves para que nosotros seamos quien resolvamos el crimen antes de que ocurra.

Es un juego divertido, la verdad, me recuerda un poco a la última novela que leí de Maluenda, sólo que ésta es más directa, con más personajes y con el sello de Thompson.

No esperaba un Thompson así, más sosegado, más reflexivo, más encaminado a la novela de intriga que al Pulp que nos tiene acostumbrados. Eso demuestra cómo de bien manejaba los registros Thompson, que poco le costaba mudarse de piel, cambiar de tercio, irse de un extremo a otro y aun así conservar su sello indisoluble. Era un genio.

Sin duda en El exterminio os encontrareis un Thompson diferente, pero que conserva toda su esencia, no tengáis miedo, es una novela que está a la altura del resto de su universo, cínica, social, con personajes desangelados, con personajes más extremos, con esa facilidad de crearnos una opinión sobre sus personajes en ocasión equivocada, engañosa, falsa…

De Thompson hay que leerlo todo, TODO.

El exterminio

Jim Thompson

RBA Serie Negra 2013

230 páginas.

Anuncios

Espejismo, de Hugh Howey

22/10/2013

EspejismoWool

Ah, que maravillosas las distopías.  Cómo nos gusta leer sobre la aniquilación del ser humano, sobre la supervivencia, sobre el día a día de unos pobres y desesperados tipos que son, en muchos casos, los últimos de su especie.

Somos unos morbosos.

Echad un vistazo a las estanterías de las librerías, hay muchos títulos que van en esa dirección últimamente, y no hablo de los consabidos zombis. Eh, y yo encantado oigan.

A estas alturas, todos, muchos, la gran mayoría, ya habréis oído hablar de Espejismo; fenómeno de la autoedición en USA que ha llegado a vender más de 800.000 ejemplares y que en un principio sólo fue un pequeño relato. Ese primer relato tuvo tanto éxito en Amazon que Howey decidió alargarlo con cuatro partes más hasta completar la novela que hoy conocemos como Wool (Espejismo).

La fórmula de Howey fue ir publicando los relatos de uno en uno para así asegurarse un público fiel y un buen número de ventas…y la cosa funcionó, hasta tal punto que la novela se coló en la lista de los Bestsellers del  The New York Times y ha seguido creciendo hasta convertirse en un auténtico fenómeno de ventas gracias a las recomendaciones de lector a lector. La novela ya ha sido publicada en dieciocho países y Howey  ha vendido los derechos de la novela a la Century Fox para una próxima película. Tanto ha sido el éxito de Espejismo, que Howey ha escrito una pre cuela Desolación (Shift) y una secuela Vestigios (Dust). Ambas publicadas ya en USA y que aparecerán en España en marzo y octubre de 2014 respectivamente.

No es difícil imaginar el porqué de las súper ventas en Amazon cuando la novela se vendía por partes, no hay más que leer el primero de sus capítulos, es imposible no querer saber cómo continúa. Howey es el rey de los cliffhangers, de los finales sin final, de dejarte con la mandíbula rozando el suelo, los ojos abiertos cómo platos y un exabrupto bien gordo en la punta de la lengua….

Todo milimetrado y medido con la pericia de un cirujano.

En Espejismo nos encontramos un escenario distópico, cómo ya os he comentado al principio; la tierra ha sido arrasada y toda la superficie es un gran desierto de arena y aire tóxico irrespirable y corrosivo. Cualquier material que es expuesto al exterior, salvo el hormigón, se deshace con una rapidez asombrosa, nadie ni nada puede estar expuesto. En este mundo devastado la única manera de vivir es bajo tierra, en un enorme silo construido para este fin, semejante a una enorme ciudad, a una colonia de hormigas. Una pequeña ciudad que se adentra en la tierra ciento cincuenta pisos hacia abajo y en la que viven más de dos mil personas.

Cómo un fiel reflejo de la sociedad actual, el silo está dividido en varias partes, o al menos así lo ven sus ocupantes; los de la superficie, donde se incluyen los primeros pisos, donde sus habitantes al estar más cerca de la superficie y al tener vistas al exterior se creen algo superiores, es en esos pisos donde están los que más poder ostentan. Los de los pisos intermedios, zonas comunes, abastecimiento, escuelas, moradores de clase media…Y los subterráneos, gente que difícilmente sube nunca a los pisos superiores, trabajadores que son cómo una familia, mecánicos, mineros, electricistas…

El silo funciona como un reloj, es un gran engranaje donde cada habitante tiene una tarea que desempeñar, donde nadie puede salirse de sus rutinas, donde todo tiene un porque y un cómo para garantizar la armonía y la paz. Y todo ello bajo la atenta mirada de la alcaldesa.

¿Pero que hay fuera del silo? ¿Por qué viven de esa manera? ¿Qué pasó en el pasado?

Esas y muchas más son preguntas prohibidas, el exterior es un tabú tan grande que incluso pensar en ello es delito, y un delito capital.

Y el castigo por un delito capital es la limpieza.

Poco más se puede contar sobre el argumento sin soltar espoilers, nada se puede contar de sus protagonistas; es una novela de la que cuanto menos sepamos la trama más disfrutaremos, más nos veremos sorprendidos por su giros y sus golpes, os diría que prácticamente ni leáis la sinopsis de la contraportada.

Un escenario como un silo da para mucho, un contexto como ése la verdad es que es muy atractivo tanto para el escritor como para el lector, y Howey le saca todo el partido; la verdad es que consigue crear un ambiente opresivo y asfixiante cuando lo necesita y la acción lo merece o un simple lugar tranquilo y hasta apetecible para vivir con tu familia cuando sus personajes lo requieren. Un diez para Hugh.

Howey escribe bien, de forma muy clara, con muchísimo ritmo, fuerza, potencia; crea unos personajes extraordinarios, llenos de matices, de nervio, algunos de muy mala leche, y el argumento está perfectamente ensamblado, todo fluye a la perfección, es verosímil, no hay grietas, la novela es redonda de principio a fin, es un divertimento constante y no da tregua en sus 549 páginas.

O mucho me equivoco o no es la primera novela que escribe Howey. Espejismo parece estar escrita con esa fórmula que todos buscan, uno tiene la sensación de que Howey  manipula un poco al lector, a su voluntad, que lo lleva de aquí para allá, que le dice cuando respirar, cuando tragar, cuando pestañear.

Hugh Howey  es el sueño húmedo de cualquier escritor novato.

Espejismo es sin duda una bomba, lo tiene todo para dar una buena sacudida al mercado editorial, para hacer pedazos unas cuantas estadísticas y unas cuantas listas. Howey ha escrito una buena novela de ciencia ficción distópica en la que sumergirse y olvidar cuanto te rodea, diría que ideal para los que hemos leído poca CiFi, no sé si tanto para los más granados en el género, que en ocasiones son más selectivos y exigentes. En cualquier caso, una historia que te mantiene tenso, alerta, que te dispara los nervios, que te seduce y que te eriza el vello en más de una ocasión…

Espejismo

Hugh Howey

Minotauro 2013

549 páginas.

Esta noche arderá el cielo, de Emilio Bueso

14/10/2013

esta_noche_ardera_el_cielo

¨La Trans-taiga es una línea recta que atraviesa con sus seiscientos sesenta y seis kilómetros de grava el Territorio Deshabitado de Caniapiscau, para ir a morir vacía y cortada, en medio de ninguna parte, junto a un embalse construido por Hydro-Quebec en el centro de un vasto desierto boreal. En el fin del mundo. En el puto fin del mundo.¨

Joder con Bueso.

Sabía yo que la novela me iba a impactar, venía recomendada por amigos de confianza, pero vamos, que lo que me he encontrado aquí…aún me tiene mareado.

 Aturdido

Bueso es un descerebrado, cuanto antes lo sepáis mejor, así no os pilla en frío como a mí, al menos veréis venir alguno de los golpes. Alguno.

No es fácil clasificar Esta noche arderá el cielo, tampoco es necesario, pero como somos todos un poco borregos os diré que, para mí, es una mezcla de road movie, western¸y novela de terror con toques fantásticos. Ahí es nada. Desde luego Bueso ha puesto toda la carne en esta novela, toda su imaginación, toda su locura y toda su alma. El resultado es demoledor, arrollador, una novela que te agarra y te engulle hacia lo oscuro, que te hipnotiza con sus fuegos, con sus giros, con sus armas pesadas, con sus monstruos; una novela que te deja ensimismado como un imbécil, leyendo una y otra vez ese párrafo imposible producto de una mente pervertida.

Porque esto es serio. Esta novela entronca directamente con lo imposible, con aquello que se mueve en nuestras pesadillas, con lo que nos quita el sueño. Con algo que solo podemos imaginar. Al menos una parte de la novela. Porque hay mucha otra que tiene que ver con lo de tener miedo, las fobias, con la dificultad de relacionarse, con uno mismo y con los demás, con el resto del mundo, con todo, con anestesiarse el alma y la mente para vivir, con quedarse en las zonas de confort, con aislarse. Y con huir. Una, dos, tres veces, reinventarse cada una de ellas, vivir nuevas oportunidades, intentarlo una vez más. Todo ello se da y de manera extrema, en esta novela.

Mac es un motero, al que, como decía Gregorovius, le duele el mundo. Mac vive entre las cuatro paredes de su taller de motos del que no sale nunca más que para las cosas básicas. Siente ansiedad, fobia social, miedo. Mac mira su pasado con anhelo de motero fracasado, su incapacidad ya no le permite salir a devorar kilómetros como antes, sus miedos lo tienen amarrado a una vida anodina y solitaria donde la rutina lo va enterrando día a día. Carburadores, tubos de escape, manillares, esa es su vida, la que repite de la mañana a la noche y la que tarde o temprano acabara con él.

Pero la oportunidad de salir de ahí, de romper esa brutal cadena de montaje que es su vida, se presenta un día sin más. Después de tanto tiempo. Sentirse vivo otra vez. Sentir la moto entre las piernas.

Bueso ha creado uno de esos personajes con mil matices, tan completos y complejos que es casi imposible no sentirse uno mismo Mac en algún momento. Un tipo perdido, solitario, que no sabe ni espera nada de nadie, porque nunca ha sido parte de nada, y si alguna vez lo fue sus miedos se encargaron de que saliera huyendo. Un tipo al que se le brinda una segunda oportunidad de vivir aquello que tanto anhela, una oportunidad de enfrentarse al mundo. Una historia de evolución por cojones, de sobreponerse a las circunstancias, de vencer esos miedos que lo mantienen prisionero, de tomar sus propias decisiones, de ser consciente del presente que le rodea, de plantarle cara, de ser valiente.

Terror, ciencia ficción, road movie. No importa demasiado. No es una novela de género, es una novela de personajes, de supervivencia, de salvar el culo cuando todo a tú alrededor se está haciendo añicos. La Trans-taiga cómo símbolo. La Trans-taiga cómo un Dios que señala el camino a la vida; cómo tótem. A su alrededor todo; la vida, la muerte, el contrabando, el amor, la amistad, la supervivencia, la inmensidad, lo desconocido, los indios, los monstruos, las auroras, los fuegos.

Y Mac perdiendo el culo por salvar su todo, su única razón, luchando contra sí mismo, engrandeciéndose, encontrando la llave, superando momentos, estadios, para ser uno de los héroes de esta historia, un héroe personal, un héroe único, Su Héroe.

Y Bueso, cómo escribe Bueso, que mala leche gasta Emilio Bueso, sin concesiones, con una prosa fría, seca, árida, directa, furiosa, descarnada, ese estilo oscuro que te corta un poco la respiración, que te hace temer la siguiente frase, el siguiente párrafo, que duele. Sencillo pero metódico, poético. Y que es la que más me gusta. Cómo un pequeño McCarthy, uno pequeño, pero que aprende muy rápido. Mucho.

Pero a Bueso hay que darle concesiones, hay que entrar en su juego, tenemos que entrar a ciegas, con la vaselina en la mano y los pantalones en los tobillos. Uno empieza a leer una novela sobre un motero triste y solitario y acaba viendo desfilar al ejército, a tipos con trajes anticontaminación, a unos narcos muy cabrones, a un par de astrónomos y alguna cosa más que da mucho, mucho miedo. Y todo ello en una carretera que va hasta el fin del mundo, el auténtico, puñetero e infernal fin del mundo.

Salir de la zona de confort y entregarse a Bueso.

Y cuando ya esté todo claro, ligado, superado, llegará esa fría e inesperada puñalada. Trapera y por la espalda.

El último giro.

A tomar por culo.

¨Lo mismo un día descubres que lo que queda de tu calvo al mundo es una foto grosera y  borrosa de tu culo, para toda la posteridad.¨

 

Esta noche arderá el cielo

Emilio Bueso

Salto de página 2013

266 páginas.

Slugs, de Shaun Hutson

08/10/2013

portada_slugs_1501259839

¨Las babosas le dejaron el cuerpo limpio de carne y a continuación devoraron los órganos internos. Sus antenas ondeaban mientras se deslizaban sobre el cadáver, sus bocas se movían sin cesar, disfrutando de la sangre caliente.¨

Bueno, BUENO, que manera de disfrutar, que manera de desconectar de todo, que disfrute.

Slugs me ha seducido desde la primera página, desde el primer párrafo, y ha continuado enorme hasta la última página, con unos de esos finales dignos de alzarse en pie y aplaudir hasta reventar. Lo juro, las babosas se han ganado mi corazoncito.

Babosas asesinas, si, FLIPAD.

Idear y desarrollar una trama como ésta es una pasada, o una locura, y hacerlo tan bien es ya de premio, os lo prometo. ¿Babosas asesinas? Pensadlo, parece absurdo, o sea, es una babosa, lenta, pringosa, puede ser asquerosa, pero ¿asesina? ¿ASESINA? Pues sí, y esa es una de las grandezas de la novela, que Hutson lo hace de tal manera que mientras lees el libro estás tan acojonado que miras los grifos de tu casa por si acaso te sale un bicho negro y asqueroso a morderte, que revisas las lechugas, por Dios las lechugas, a ver si hay pegado alguno de estos pegajosos y lentos asesinos, en serio, el miedo está ahí, ¡en las cañerías de vuestra casa!

Lejos de que el argumento sea un chiste, o una parodia, Hutson ha ideado una trama totalmente verosímil y terrorífica, donde unas babosas, a simple vista inofensivas, son unas despiadadas asesinas en masa, joder es que es una pasada.

El pequeño pueblo de Merton, a una hora al sur de Londres, es un pueblo tranquilo, donde todo el mundo aún se conoce y el desarrollo industrial está en plena expansión. Allí, Mike Brady, inspector de sanidad del ayuntamiento, vive una tranquila y apacible vida con su adorada mujer en una bonita casa. Mike adora su trabajo, su comunidad y su esposa. Pero algo va a hacer que todo su mundo y el de sus vecinos se venga abajo de un día para otro, alguien o algo está matando a sus vecinos de una manera extraña, terrorífica, y nadie sabe que está sucediendo, ni siquiera la policía. Pero Mike no está dispuesto a que un suceso así acabe con la tranquilidad del pueblo y mucho menos de su vida, así que…algo tendrá que hacer…

Slugs se lee de un tirón, dos máximo, es una novela de terror sencilla, clásica en su desarrollo, muy cinematográfica (se hizo una película de ella Slugs Muerte viscosa), muy visual, las escenas con las babosas son gloriosas, llenas de sangre y detalles escabrosos, y está muy bien escrita. La trama es potente, muy rítmica, redonda, con ese final del que ya he hablado que es tan clásico de los ochenta que enamora. Que no lo he dicho, ¡Slugs fue publicada en 1982 y estaba inédita en España!

Sexo, babosas y mucha sangre.

Y es que esa es otra, el sexo y la sangre. Slugs está llena de sangre, no en vano a Hutson se le considera uno de los reyes del gore, y en esta novela hace gala de ello sirviéndose de estos pequeños bichos, para desplegar todo un insensato abanico de maneras de morir soltando sangre por todas las partes posibles del cuerpo humano, impresionante. Y de sexo tampoco andamos cortos, cosas de los ochenta supongo, muchas escenas al detalle de pobres almas que disfrutan del sexo explícito minutos antes de morir….

Para mí ha sido una sorpresa espectacular esta novela, me he sentido un poco como cuando en casa nos ponemos  Porkys o Los Goonies o alguna de esas películas de nuestra adolescencia; disfrutas de una manera primaria, dejándote llevar por las escenas, casi sin pensar, disfrutando de los recuerdos, de la película sin más, con una cerveza en la mano y la perspectiva de pasar toda la tarde a lo grande.

Mención especial para la traducción de Javier Martos que es espectacular, limpia y perfecta, un diez. Y también para Tyrannosaurus books,  que una vez más nos traen una novela especial, peculiar, maravillosa y potente, en serio estos tío tiene un ojo clínico y lo están haciendo muy bien, veréis muchos más títulos por aquí de ellos, porque quiero leerme casi todo su catálogo, es una pasada.

Slugs

Shaun Hutson

Tyrannosaurus books 2013

244 páginas.

Bruno, jefe de policía de Martin Walker

01/10/2013

_visd_00B9JPG00UOY

Mira que  a mí me gusta la sangre. Los asesinatos duros, los despedazamientos, los tiros, las cosas truculentas, los detalles que te producen esa mueca de asco….

Pero no siempre leo libros de ese calibre, sería inaguantable. También me gusta leer novelas de género más suaves, más tranquilas, un poco menos extremas. A veces. Uno o dos veces.

Bruno, jefe de policía es una de esas novelas; tranquila, muy suave, que se abre con calma, donde tanto el paisaje, la comida y los personajes son tan o más importantes que el misterio a resolver. Una novela que recuerda a las de Montalbano, donde la gastronomía juega un papel importante.

Ambientada en la Francia rural, en la zona de la Dordoña-Périgord y más concretamente en el pequeño pueblo de Saint Denis, donde nunca pasa nada, Bruno Courrège ejerce de jefe de la policía rural, un cuerpo de pocos agentes y menesteres sencillos. En Sain Denis prácticamente todos se conocen, y llevan unas vidas que rozan el ensueño; mercados con productos artesanos de calidad, cafés y restaurantes con platos exquisitos de la zona, un alcalde afable, unos vecinos bien avenidos (salvo alguna excepción…), la recuperación de las masías y villas en ruinas por parte de los ingleses que se instalan en el pueblo, unas vistas y unos paisajes inmejorables…vamos, un apacible lugar donde criar a tus hijos

Así que cuando se produce un cruel asesinato en este tranquilo pueblo, al parecer relacionado con el racismo y la extrema derecha, el pueblo sufre una autentica sacudida, y es nuestro querido Bruno el encargado de empezar la investigación.

Es el primer caso de asesinato para Bruno, puesto que en Sain Denis se suele ocupar de cosas mucho más ligeras; pequeñas denuncias anónimas, bajar gatos de los árboles, alguna pelea por los lindes de las tierras o cuidar del borracho del pueblo. Aunque no está solo, de París enviaran múltiples refuerzos para ayudar en la investigación.

No estamos desde luego ante una novela negra, es más una novela policíaca, aunque tampoco estoy muy seguro, dado que en la novela todo es importante y resolver el crimen no es lo primordial. Y eso es precisamente lo que la hace tan agradable, tan amena, tan disfrutable. Digamos que Walker nos quiere seducir, nos quiere enseñar un maravilloso pueblo, sus gentes, sus tradiciones, sus costumbres, su pequeño universo, y para ello se sirve de un crimen que hace que todo eso quede enlazado, focalizado, el crimen cometido en Saint Denis es el hilo conductor y la pequeña excusa para conocer esta entrañable parte de Francia, tan desconocida en su cultura y en su historia.

Walker escribe de una manera sencilla y clara, muy amena y muy precisa (diez puntos para la traducción) y el libro está realmente muy bien documentado, porque esa es otra de las cosas que hacen que sea muy agradable leer la novela, toda la parte histórica que en ella se cuenta. Walker nos habla de una parte de la historia de Francia que apenas conocemos, una parte un poco oscura relativa a la invasión nazi y a los Maquis, algo realmente interesante.

Los personajes están todos a la altura, ninguno flojea, están muy bien dibujados. Bruno, nuestro protagonista, es un personaje magnífico, alejado de los clichés clásicos de las novelas negras, es un tipo alegre, sonriente, contento consigo mismo, satisfecho con su vida, bondadoso y solidario, soltero y muy trabajador, por poner un ejemplo.

Y como decía, la gastronomía está muy presente en esta novela. Nuestro querido Bruno es un pequeño sibarita, un cocinero excelente y de paladar muy fino, en la novela se nos enumeran los platos cocinados por Bruno, así como sus recetas, además de manjares del lugar, conservas artesanales, toda clase de vinos de la zona, vinos artesanales, licores, aperitivos, quesos, frutas, hortalizas….es imposible no salivar cuando se está leyendo la novela.

En definitiva, Bruno, jefe de policía es una buena novela que vale mucho la pena leer, que es todo un placer leer, pero que por desgracia pasó desapercibida cuando Mondadori la publicó en 2011. Eso por desgracia me hace pensar que la editorial no apostara por el resto de la serie, que en estos momentos se compone ya de siete novelas, y que son todo un éxito en Francia, Alemania e Inglaterra, una lástima.

No dejéis de echar un vistazo a la página web de la serie.

Edito: Parece que Mondadori SI va a seguir con la saga de Bruno, aunque aún no hay fecha fijada para la salida de la siguiente novela. En cualquier caso es una buena noticia.

Bruno, jefe de policía

Martin Walker

Mondadori 2011

284 páginas.