Archive for the ‘Philip Kerr’ Category

Pálido criminal, de Philip Kerr

20/02/2014

palido-criminal_philip-kerr_libro-OAFI368

Joder, he mirado y han pasado dos años de la anterior vez que leí a Philip Kerr. Que despropósito. No lo entiendo, he buscado la reseña de Violetas de marzo y es de diciembre de 2011, no hay duda, el tiempo se me ha escurrido entre los pliegues del culo.

Desde Violetas, Kerr es siempre bienvenido a este pequeño lugar, me gusta su manera de hacer, su desparpajo, por eso me jode haber tardado dos años en leerlo, hay que joderse.

En fin.

Pálido criminal es la segunda entrega de la trilogía Berlín Noir, como supongo que ya todo el mundo sabe, y que por el momento se alarga hasta siete novelas, si no me equivoco, las tres primeras más centradas en Berlín, y el resto manteniendo como hilo conductor al detective privado Bernie Gunther.

Bernie es un tipo sin pelos en la lengua, ya lo conocéis, cínico, valiente y rebosante de humor negro. En esta ocasión, desde las altas esferas de las SS, le piden amablemente que vuelva a las filas de la Kripo que había abandonado años atrás, para ayudarles a resolver un caso. Un tipo se está dedicando a violar y asesinar mujeres de apariencia aria, todas mujeres muy jóvenes, y luego las esconde en diferentes lugares más o menos públicos. Bernie  y su socio (porque tiene un socio) están en ese momento investigando un caso de chantaje a una viuda increíblemente rica, aunque no pasa demasiado tiempo hasta que Bernie es, como he dicho, amablemente presionado para investigar este caso.

Corre el año 1938, la situación en Alemania es tensa, los judíos aún son tolerados por los alemanes. Una serie de asesinatos de este calibre, mujeres rubias, ojos azules, podría ser un detonante para la gente de la calle que, alimentada por el régimen, se lanzaría al cuello de los judíos como supuestos responsables de las muertes.

Al contrario de lo que podríamos imaginar, no todo el mundo en las SS quiere que estalle el caos y se desate la venganza contra los judíos, al menos no en Berlín. Bernie investiga el caso y como es habitual en él colabora de una manera neutra con todas las partes, sacando la verdad de cualquier sucio lugar donde se encuentre y salpicando de mierda a quien haga falta, sin hacer distinciones de bando, raza o categoría.

Kerr nos sitúa en el espacio y tiempo originales, nos da una trama falsa y la salpica de personajes y hechos reales, la documentación y ambientación es como en la anterior entrega excelente y meticulosa, realista. La trama es oscura, aunque no tanto como en Violetas, de hecho, esta segunda parte me ha parecido un poco más suave en general, con la misma fuerza y ritmo, pero no tan cruda como en la primera entrega. Bernie también está algo diferente, no tan comedido, al contrario, en esta entrega vemos a un Gunther bastante desatado, mucho más picante, sobrevuela la trama un tono como sexual, una sensación implícita de erotismo constante, algo muy Pulp que no advertí en la primera entrega de la serie.

Pálido criminal es una fantástica segunda entrega de la serie, mantiene todo lo bueno que nos dio Kerr en Violetas de marzo, lo amplia, lo desarrolla y le da continuidad si desfallecer, sin peros, con ese escenario que es ese Berlín oscuro y nazi donde cualquier cosa puede pasar, donde la gente desaparece sin dejar rastro y donde los judíos tienen los días muy contados.

Pálido Criminal

Philip Kerr

Editorial: RBA – Serie Negra

ISBN: 9788498676655

400 páginas.

Violetas de marzo, de Philip Kerr

11/12/2011

Nunca he sentido demasiada pasión por la segunda guerra mundial, ni por el período justo anterior, la victoria  de Hitler en Alemania. No había leído ningún libro ambientado en la época, y mucho menos de novela negra. La razón es bien simple, estoy cansado de películas y novelas sobre campos de concentración y sobre el sufrimiento humano que allí tuvo lugar.

Son demasiado duros para mí, y nunca me acercaré a ellos. Cuando decidí leer Violetas de Marzo no las tenía todas conmigo, pero, ¿novela negra ambientada en el Berlín nazi, con un detective privado como protagonista? Era demasiado tentador.

Y todo el mundo me la recomendaba, por supuesto. Y cuando digo todo el mundo es todo el mundo. Así que, hace más o menos un mes, anuncie en Twitter que tenía ganas de leer Violetas de Marzo,  y que todo aquel que también tenía ganas de leerlo, se podía unir a la lectura; vamos, una lectura conjunta como la que ya hicimos en El mapa y el territorio. Mucha gente se unió a la lectura que empezó el lunes día 5 de diciembre y que durara siempre que alguien lea de nuevo el libro.Ttodos hemos leído bajo el hashtag #violetasdemarzo y podéis hacer una búsqueda en twitter para leer las impresiones de todos nosotros y de los futuros lectores.

Pero hablemos de las novela.

 1936, Hitler está en el poder y Alemania celebra los polémicos Juegos Olímpicos que tuvieron lugar ese verano, parece que el ambiente se ha relajado para que los turistas no tengan la impresión  que Alemania vive bajo un régimen dictatorial; los libros prohibidos han vuelto a la librerías, los carteles más feroces a favor del régimen han desparecido de las paredes…

En ese escenario conocemos a Bernie Gunther, ex miembro de la policía criminal Alemana (la Kripo) que abandonó para ser detective privado de un lujoso hotel, el Adlon.  En el Adlon se forjo como detective para luego seguir por libre y montar su propio despacho, tal y como lo conocemos ahora.  Bernie investiga sobre todo gente desaparecida, que en una época como esa y con la Gestapo y las SS husmeando en todas partes y haciendo de las suyas, es trabajo seguro. Una noche, Bernie es abordado en la puerta de su casa por un misterioso hombre que le asegura que ganara un buen dinero con solo acompañarlo a ver a alguien. Ese alguien, resulta ser un millonario magnate del acero que quiere contratar a Bernie para que encuentre a una persona y recupere un valioso objeto que ha sido robado.

Y ya no nos podemos despegar de las páginas de Violetas de Marzo. Como me gusta Bernie Gunther. Vale, cumple todos los requisitos de detective Pulp: cínico, bocazas, valiente, contestón y con una enorme dosis de humor negro. Pero eso no lo hace menos genial, al contrario, creo que después de Marlowe es de mis detectives favoritos. Gunther investiga el robo del valioso objeto mientras se enfrenta a una sociedad sumida en el miedo, la cual tiene dos maneras de actuar; o  callando por miedo a ser detenido y enviado a un campo de concentración o con un énfasis patriótico difícil de cuestionar  y descubriendo a todos los que no están de parte del Partido y confabulan contra él. En la Alemania de Hitler no había sitio para medias tintas. Salvo para Gunther, que lejos de estar de parte del Führer, está igualmente lejos de los bolcheviques. Bernie es Bernie.

Y ese Berlín nazi, Olímpico, a las puertas de la segunda guerra mundial es tan grande, es tan autentico. Kerr no solo coloca a Gunther en un escenario y una época, como cualquier otro escritor, Kerr hace de Berlín y del nazismo parte imprescindible de la novela,  me ha encantado conocer los entresijos de las SS, de la Gestapo y de un montón de asociaciones alemanas dependientes del régimen de Hitler.

Violetas de Marzo es redonda de principio a fin, con una trama fuerte, bien hilada, consistente, con un Bernie Gunther excelso, rodeado de mujeres guapas y con la lengua siempre muy larga.

 ¨Podéis llamarme anticuado, pero nunca me han gustado los secretarios masculinos. La vanidad de un hombre resulta un obstáculo para que atienda las necesidades de otro hombre…¨

 ¨Siempre digo que no hay nada como rozarse con la Parca para renovar el gusto por la vida.    –Le sonreí y añadí- : Eso y una buena mujer.¨

Violetas de Marzo es la primera de las tres novelas que componen la serie Berlin Noir que continúa con Pálido criminal y Réquiem alemán. Con los años, Kerr he dilatado la serie y mantiene como protagonista a Bernie Gunther,  aunque la acción ya no se centra en Berlín. Los títulos siguientes son: Unos por otros, Una llamada misteriosa, Si los muertos no resucitan y Gris de campaña.

Una buena novela.

 Joder, una novela cojonuda.

Violetas de Marzo

Philip Kerr

RBA Serie Negra 2007

383 Páginas.