Seis años, de Harlan Coben

Maquetación 1

La siguiente reseña la escribí para una revista online en la que he estado colaborando durante un tiempo, el texto está escrito en el mes de julio, cuando la novela acababa de salir al mercado. A las puertas de acabar el año, la reseña no se ha publicado ni parece que se vaya a publicar, así que la cuelgo por aquí, aunque no sean muy interesantes ni la novela ni la reseña. Pero ya que está escrita….

Todos los lectores corremos riesgos. O al menos deberíamos correrlos, salir de nuestra zona de confort, leer cosas que nos asustan, cosas que creemos difíciles, géneros a los que no somos afines. Creo que es sano hacer ese tipo de cosas, probar. Nos da criterio, nos hace mejores lectores y toda esa cantinela. Lo creo de veras. Aunque salir de nuestra zona de confort no quiere decir que todo vaya a salir bien claro, seguro que nos comemos más de uno y de dos mojones. Pero en eso consiste el crearse criterio.

Y aunque sólo sirva para definir nuestros gustos, por aquello de que cada uno tiene el suyo y no hay uno mejor que otro sino solo diferentes opiniones, a veces va bien leerse una mala novela, una novela floja, una novela pésima, una novela que hace aguas o una novela a la que se le ven los flecos. Aunque seamos los únicos que le veamos todos esos fallos.

Y eso es precisamente lo que me ha pasado con la última novela de Harlan Coben que Serie Negra acaba de publicar en nuestro país, que le veo fallos por todos lados. Seis años, así se titula lo último de Coben que nos llega traducido, un thriller, a mi parecer, simplón, predecible, plano y sin nada que ofrecer.

Harlan Coben tampoco es que sea uno de mis escritores favoritos, de él he leído un par de la serie de Myron Bolitar (Alta tensión y Desaparecida), y me parecen bastante buenos dentro de lo que ofrecen, bien escritos y con tramas bien perfiladas y bien resueltas. Coben es un tío al que recurrir si te gustan ese tipo de thrillers de calidad, en la línea de Lee Child, Michael Connelly o Patricia Cornwell. El problema surge cuando un tío como Coben, con una carrera bien consolidada y un montón de novelas en su haber, te presenta una novela que adolece de fallos de primerizo, de personajes arquetípicos y de final edulcorado.

Uno puede tomar la decisión de escribir una novela con el listón más bajo de lo normal, hacerla entretenida y sin demasiado calado, construir un thriller puro y duro para vender millones de ejemplares y pagar ese nuevo Jaguar que tanto ansía o para pasarle la mano por la cara a ese escritor de thrillers que parece que tiene un palo metido en el culo y te mira por encima del hombro. Lo acepto. Pero no es creíble que un tipo que crea buenos personajes, buenas tramas y que construye novelas redondas, se presente con una historia a la que le falta todo eso, a la que le falta el oficio del que precisamente su autor hace gala.

La trama de Seis años es puro thriller: Hace seis años, Jake Fisher asistió a la boda del amor de su vida, Natalie. Pero Natalie no se casaba con él, sino con un antiguo amor del pasado. Sin más explicaciones Natalie dejó a Jake y le hizo prometer que no la buscaría jamás, que no la molestaría ni a ella ni a su marido, nada de llamadas, nada de correos electrónicos. Jake mantuvo su promesa seis años, hasta que algo lo hizo volver a mirar al pasado, volver a remover aquella historia tan dolorosa. Y de esa manera poner en peligro su vida y la de cuantos lo conocen.

Lo bueno es que entretiene, si no eres muy exigente. Lo malo es todo lo demás. Jake es bastante insufrible, no se cuestiona las cosas y avanza a golpe de suerte y de casualidades, es un personaje plano, sencillo y un paradigma del personaje de thriller, uno más de millones. Su mejor amigo y los pocos personajes que interactúan con Jake son igualmente planos y típicos, todos con un pasado oculto, todos con sorpresa, todos cortados con el mismo patrón. La trama es efectista, predecible, con cliffhangers constantes y con un ritmo endiablado, como no podía ser de otra manera. Y el final. Bueno. Si os gustan los finales felices, ñoños, con atardeceres preciosos y el sol escondiéndose tras una colina, estáis de enhorabuena.

Yo ya estoy mayor para tanto azúcar.

Seis años

Harlan Coben

RBA Serie Negra 2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s