Alucinadas, VVAA

23568814

Desde que supe de este proyecto, a través de sus editoras en las redes sociales, me entraron ganas de leerlo. Me gustó casi automáticamente. La idea, las personas implicadas, el proyecto en sí. Me suele pasar con proyectos pequeños, hechos con mucho mimo, con ilusión, de lectores para lectores. Últimamente hay un florecimiento de este tipo de antologías, prácticamente locales, pequeñas, sin ánimo de lucro, que dan a conocer escritores noveles, escritores de otros países, incluso escritores consagrados que se suman al proyecto como acto de buena fe y apoyo. Y quién dice antologías, dice pequeños libros auto editados con sumo cariño, a través del crowdfounding, en pequeñas editoriales Pulp

Total, que me moría por leerlo.

Así que en cuanto salió, hace apenas unos días y al estupendo precio de cero euros, pues allá que me fui. Edición electrónica estupenda editada por el sello Palabristas y alojada en la plataforma Lektu.

Después de un pequeño prólogo, en el que Cristina Jurado, una de las dos editoras junto a Leticia Lara, nos pone un poco en antecedentes de como se ha gestado la antología y nos habla un poco de cada autora, nos encontramos el primero de los once relatos de la antología, La Tepsícore, de Teresa P. Mira de Echeverría. Y la cosa empieza dura, La Tepsícore es un relato de ciencia ficción dura, la vertiente más científica de la ciencia ficción, con unos cuantos adeptos, y no pocos a los que nos asusta bastante. Pero el relato Echeverría es accesible, leíble, entendible y todo lo ible que queráis. Un relato que habla de otras realidades paralelas posibles, donde otros nosotros las habitan, con diferentes versiones de cada yo en cada una de ellas, y lo que pasaría si nos enfrentáramos a nuestras diferentes versiones cara a cara y todas a la vez. Un relato un pelín complejo, interesante, extraño y turbador. Echeverría fue la ganadora de la convocatoria que se realizó para la antología en que el relato ganador sería publicado.

El siguiente relato es La plaga, de Felicidad Martínez, una autora a la que no había leído y a la que me temo que le seguiré la pista de cerca. La plaga es de los relatos que más me han gustado, un relato socarrón, lleno de humor negro, bruto y un poco políticamente incorrecto. Ya sabéis que me puede cuando hay armas y sangre de por medio. En La plaga, un grupo de militares llegan a un planeta colonizado por el ser humano, los científicos llevan años establecidos en colonias y haciendo investigaciones, pero un virulento ataque a uno de los asentamientos hace necesaria la presencia del grupo militar…Más intimista es La tormenta, de Laura Ponce, un relato sobre la vida y la muerte, un relato tranquilo, un poco onírico, que nos hace reflexionar sobre la perdida, sobre el amor, las relaciones humanas. De nuevo un grupo militar llega a un asentamiento, pero en este caso de otra civilización parecida a la nuestra. Una vez allí algunas cosas no parecen ser lo que parecen…

El cuarto y claustrofóbico relato es El método Schiwoll, de Yolanda Espiñeira, una historia con bofetada final, llena de sensaciones, de conjeturas, con dos visiones de la realidad. Un relato que se plantea los límites morales y legales de la investigación, la implicación de nosotros y de nuestro entorno más cercano para alcanzar nuestro beneficio. Otro que me ha entusiasmado es Casas Rojas, de Nieves Delgado, por gamberro, por salirse un poco de madre, por pícaro, por lo que cuenta y por como lo cuenta. Delgado reflexiona en su relato sobre las Inteligencias Artificiales, en como el ser humano, tan depredador, inventa y somete a estos robots de apariencia humana para sus…más bajos instintos. Pero estas IA aprenden…

Y llegamos al que No. Mares que cambian, de Lola Robles es el único relato que me no me ha seducido de toda la antología. Y es que el tema que toca no me ha interesado nada, desde ningún punto de vista. Y está muy bien escrito, pero mi interés no va por esos derroteros. Y tenía muchas dudas con Sofía Rhei, leí otro relato suyo de temática fantástica y no me gustó demasiado, claro que a mí la fantasía…Pero Techt me ha gustado mucho, un relato que habla del lenguaje, de las sociedades totalitarias, del recuerdo, del aprendizaje, de los sacrificios. Un relato romántico e intimista.

El octavo relato es Bienvenidos a Croatoan, de Layla Martínez, un relato oscuro y asfixiante, donde los viajes en el tiempo son los protagonistas, un relato que va adelante y atrás y de atrás adelante, donde las drogas son protagonistas, el miedo, la culpa, el amor, la destrucción de uno mismo. Una historia oscura donde un atraco falla y en el que uno de sus protagonistas no ceja en el intento de saber que paso realmente. Totalmente distinto es Black Isle, de Marian Womack, un relato también con una profunda reflexión, esta vez sobre el medioambiente y los efectos que el ser humano tiene sobre ella, tanto al destruirla como al intentar reparar su colonización. Un relato con una aurea también oscura, lleno de sospechas, donde los protagonistas son unas réplicas anímales de diferentes especies con las que el hombre ha sembrado los parajes ingleses.

Y los dos últimos son Memoria de equipo de Carme Torras, donde los integrantes de un antiguo equipo de baloncesto universitario se reúnen de nuevo para intentar ayudar a un integrante del equipo acusado de asesinato y A la luz de la casta luna electrónica¸ de Angélica Gorodischer un relato humorístico de las ya consagradas aventuras del mercader Trafalgar ¨Traf¨ Medrano.

Estos dos últimos relatos son de dos escritoras ya consagradas con varias novelas a sus espaldas; en el caso de Torras, su relato es una reflexión sobre la mente humana y sus diferentes planos en los recuerdos, y en como la tecnología puede actuar en ellos, manipulándolos, para así obtener un fin. O…puede que no. Y el relato de Angélica Gorodischer es una divertida aventura contada por el simpático y atolondrado ¨Traf¨ que nos cuenta su visita a un planeta donde reinan Las Mil, un grupo de mujeres despiadadas y ricas con las que nuestro aventurero tiene un… encontronazo.

Como veis, la mayoría de los relatos de esta antología tienen como trasfondo la preocupación por el ser humano, el futuro de nuestro planeta, la fauna, la flora, la especie humana, algo que se lee entre líneas en el conjunto de relatos.

En definitiva, Alucinadas es una antología con peso, con buenos relatos, reflexivos y al tiempo cañeros y entretenidos, una selección que da una buena muestra de que las chicas lo saben hacer muy bien.

Aunque, bueno, eso ya lo sabíamos.

Alucinadas, VVAA
Ed, Palabristas 2014.

Una respuesta to “Alucinadas, VVAA”

  1. Antoni Herrero Bosch (@pancromatic) Says:

    Yo también lo pillé en lektu por 0 euros y le tengo unas ganas tremendas, más después de leer lo que opinas de él. En cuanto caiga te comento ;)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s