Saturnalia, Cuentos del Solsticio de Invierno

saturnalia-tienda-500x500

Me he comprado un Kindle, por fin. Me he resistido todo lo que he podido.

 Que va, que no, estaba deseando comprarlo, solo que he tardado más de lo que esperaba.

Una de las razones de peso para comprarlo era poder leer las antologías y novelas que publican/publicarán las chicas de Fata Libelli, un pequeño sello digital que cuida al detalle sus ediciones y sobre todo sus traducciones. Lo que me gustan los sellos pequeños. Con unos precios al alcance de todos y, repito, ediciones básicamente perfectas, os aseguro que veréis todos y cada uno de los libros que estas buenas chicas vayan publicando reseñados en este pequeño blog.

El primero que me he decidido a leer, por aquello de estar justo en fechas navideñas (ya sé que ahora quedan un poco lejos, pero lo leí justo a principios de año) es este Saturnalia, Cuentos del solsticio de invierno, y reúne cuatro relatos ambientados en torno a la navidad, claro. Los cuatro autores elegidos para esta antología son: China Miéville, Robert Shearman, Nina K. Hoffman y Ken Scholes.

Si os he de ser sinceros, la navidad acababa de pasar si, pero ver el nombre de Miéville ahí me hizo decidirme en el acto para leer esta antología, me encanta este tío. De los otros tres autores no sabía nada, no tenía el gusto de conocerlos, y hay alguno que se ha quedado bien registrado para futuras lecturas.

El relato que abre la antología es Noche de paz, de Chine Miéville, un relato con el que disfruté muchísimo. Miéville nos traslada a un presente en el que la navidad es una marca registrada, así como todo lo que tiene que ver con ella, el muérdago, los villancicos, el árbol de navidad, el espumillón, todo está registrado y hay que pagar y pedir permiso para poder utilizarlo. La situación es tan surrealista y a la vez tan posible que la mezcla es divertida y triste a la vez. El desarrollo del relato es fantástico, y aunque tiene el sello de Miéville no es su estilo habitual, este relato es mucho más relajado para lo que China nos tiene acostumbrados. Ideal para conocerlo, porque no.

Ola de frío, de Robert Shearman es el relato más oscuro de la antología, el más cruel, y del que menos puedo contar para no fastidiaros el contenido.  Supongamos que Papa Noel existe, supongamos que viene a casa, supongamos que hay un niño, supongamos que hay un contrato. Realmente es un cuento duro y frío que bebe un poco de la fantasía y te deja una sensación de desamparo bestial.

Todo lo contrario es A casa por Navidad, de Nina K. Hoffman. Un relato con un trasfondo también triste y de soledad pero que poco a poco se va llenando de calidez y humanidad, una historia también con tintes fantásticos donde una chica tiene el don de poder hablar con los objetos inanimados, mesas, sillas, puertas, etcétera. Una cartera es el detonante de la historia, una cartera perdida que nuestra protagonista encuentra en la calle y que se decide a devolver a su dueño, una buena acción que en navidad no pasara desapercibida.

Y cierra esta antología Si la Vigilia del Dragón estuviera fría y despejada, de Ken Scholes, el relato que menos me gustó, un relato que, a diferencia de los otros tres, está ambientado en un  mundo fantástico, un relato extraño y un poco lento, intimista. Yo creo que choca con la armonía de los otros y es tan diferencial que el lector se pierde un poco. Este relato si es de aire fantástico y si a mí no me acabo de gustar es básicamente porque me gusta mucho más lo realista.

Por último y no menos importante, no quiero dejar de recomendaros el prólogo, esa parte que muchos nos saltamos por miedo a que nos joroben lo que viene después. En este caso el prólogo es magnífico, de hecho es un relato más, una aventura más que añadir a las otras cuatro y que no os podéis saltar ni perder por nada del mundo.

La primera experiencia con el Kindle y la primera con las chicas de Fata Libelli no ha podido ser mejor, el binomio es perfecto y se repetirá un montón de veces más, ya tengo cargado en el lector Sui Generis y me muero por leerlo.

Saturnalia, Cuentos del Solsticio de Invierno

Varios autores

Ed. Fata Libelli

Anuncios

3 comentarios to “Saturnalia, Cuentos del Solsticio de Invierno”

  1. David Says:

    Ya te dije que te iba a gustar leer en ereader. Está claro que no es lo mismo, pero el beneficio de la inmediatez, el peso y demás es importante.

    • Aramys Says:

      Puers si, en el tema peso e inmediatez es un beneficio, lo he notado mucho, leer con una sola mano es una gozada, la ligereza del Kindle…la experiencia es una pasada :)

  2. Ana Blasfuemia Says:

    Pues me llevo anotado un porrón de cosas: El libro, los autores, la editorial… ;)

    Aunque el papel es insistituible, la verdad es que un ereader facilita mucho la lectura, especialmente de libros-tocho, te lo puedes llevar a cualquier sitio y en cualquier moment, zas, aprovechas y lees ;)

    Besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s