El Tejedor, de James Sallis

Toda vida tiene una banda sonora.

ESTA.

Ah.

La oscuridad.

LA OSCURIDAD.

Y EL MIEDO.

La soledad. El alcohol. El olvido.

El maldito AMOR.

La rutina. El alcohol.

Elalcoholelacoholelacoholelacohol.

Lew Griffit sentado a las tres de la mañana en un colchón sucio y raído y la oscuridad alrededor. Más negra que su piel.

Sallis cabrón, cómo te gustan las novelas de toboganes, subir el animo, darnos felicidad, para luego arrebatárnosla, para luego volver a dárnosla.

Para quitárnosla otra vez.

A Sallis le ha quedado una novela  de toboganes, de picos, una novela extraña, que sube y que baja, que empieza oscura, muy oscura, que luego se vuelve gris, y luego se aclara, y cuando está casi blanca, vuelve a oscurecerse para acabar prácticamente tan oscura como empezó…

Novela negra sin tópicos, cruda y dulce y amarga.

Lew Griffin es la prueba del tormento andante. La prueba de vivir bajo el yugo de la culpabilidad. Del sufrimiento.

Hacer de las barras de caoba un lugar común de alivio y desconsuelo. De medio para el fin del olvido.

O algo muy parecido.

Ah.

Las cuatro partes de una vida.

Oscuridad. Oscuridad. Claridad. Oscuridad.

Ya podéis gritar.

1964 ¨El negraco te va a rajar…¨ Y un padre que se muere. Una mujer que se esfuma. Un Lew que busca entre hondos vasos una razón para seguir. Un desenlace oscuro y frío y descorazonador.

1970Estamos tratando de encontrar a nuestra hija¨ Esto se veía venir. Se veía desde un kilómetro de distancia. Lew, levanta la cabeza joder, sabías esto. Más lamentos. La vida implacable. Los deseos llevados al extremo. La desolación TOTAL.

1984– ¨Luz:me dio en los ojos como un puñetazo¨  Ah. Lew. La caída. ¿Y luego? Lo sé, lo sé. Sé todo lo que viene luego, prácticamente increíble. Los toboganes Lew. Los toboganes.

1990Los siguientes días me aparecen tan borrosos como nítido aquel momento¨  Esto sí es jodido ¿eh Lew? Mira que has buscado personas, mejores, peores, lejanas, desconocidas, pero esto…esto Lew. Joder. Los momentos brillantes de una vida encarrilada, esperanzadora. Y luego la oscuridad. Lew, eres la encarnación del sufrimiento, te lo dije.

La sangre corre, el bello del cuerpo se estremece, el final de la espalda se eriza.

El vacío en el estómago crece, los pulmones no responden, la vista se nubla.

Lew empequeñece, solo, negro, oscuro.

Ah.

La oscuridad.

LA OSCURIDAD.

Y el frío.

El Tejedor.

James Sallis.

RBA Serie Negra 2010

196 páginas.

Anuncios

2 comentarios to “El Tejedor, de James Sallis”

  1. zoila blanco Says:

    No saps com disfruto amb els teus escrits!!!

  2. fabian Berenstein Says:

    Lew Griffit, de los mejores personajes que leí. Tipo complejo…http://doctorfabian.blogspot.com.ar/2012/09/los-detectives-cultos.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s