Vicio propio o como disfrutar de Thomas Pynchon

Me prometí a mi mismo no hacer una reseña de este libro. Me lo prometí, básicamente, para no meterme en un jardín del que no pudiera salir dignamente. Y es que con Pynchon es fácil meterse en lugares de los que luego no puedes o no sabes salir.

Es la tercera novela que leo de Thomas Pynchon, seguramente el escritor mas complejo con el que me he enfrentado, el mas rico lingüísticamente y el que mas sabe de todo. Pynchon es uno de los grandes iconos de la literatura Americana, así que cuando uno compra un libro con ese pedigrí, los sudores fríos no son gratuitos. Como digo es la tercera novela de Pynchon que leo, aunque en casa hay todavía dos que han recibido su intento infructuoso de lectura. La primera que leí fue Vineland y la segunda La subasta del lote 49, ambas me fascinaron y confundieron por igual, aunque mas la segunda que la primera.

Vicio propio me ha parecido sin duda la mas fácil de las que he leído hasta el momento, y me atrevería ha decir, por toda la tinta que corre sobre Pynchon, que es la mas fácil de todas las que ha publicado. Decir que una novela de Pynchon es fácil es como decir que las guindillas no pican, así que, que ningún incauto se acerque a esta novela pensando que se va a encontrar un novela normal y corriente, con un lenguaje correcto y una trama aceptable, error. Por mucho que Pynchon quiera contenerse, porque por ahí hay teorías de que en esta novela se ha querido contener, Pynchon es el que es, y en esta novela, como en las demás que yo he leído, el conocimiento sobre todas las cosas sobre las que escribe es demoledor, el lenguaje que utiliza es como siempre arrollador, rico y majestuoso, y en eso hay que felicitar la traducción, que sin ser el original, nos acerca mucho al torrente que es la escritura del americano, y la trama, metiéndose Pynchon en un genero como el negro, es, de nuevo, original, surrealista, perfectamente trazada y si, algo confusa.

Aunque hay que ser justos y darle la razón a las voces que dicen que este Pynchon no es muy Pynchon. La trama de Vicio propio es la mas lineal de todas tramas de novelas de Pynchon; en el resto de novelas, al menos en las que he leído, los saltos en el tiempo, digamos en las épocas, son frecuentes, las ensoñaciones, las tramas paralelas, sub-tramas, etcétera son lo mas normal, son tantos los argumentos y personajes en algunas de sus novelas que irremediablemente acabas totalmente perdido. En Vicio propio solo hay una trama, siempre un personaje, nuestro detective fumeta Doc Sportello, y en casi ningún momento nos alejamos de el. Hay más personajes por supuesto, pero no hay un elenco tan voluminoso como para acabar perdidos o con una libreta junto a nosotros repasando nombres y parentescos. O sea que en eso parece que Pynchon ha aflojado. En cuanto a la trama, en eso si podemos decir que es un Pynchon absoluto, una historia digna de la mente mas surrealista posible y llena de esos detalles que te hacen absolutamente feliz, como el conocimiento perfecto de la época en que se desarrolla, enumerando marcas y modelos de motocicletas Harley Davidson de una panda de moteros nazis, los mejores restaurantes de Gordita Beach donde puede comer un drogata por poco dinero, los nombres de los mejores tipos de marihuana de la época, etcétera…

Siempre pienso que la trama de una novela se debe conocer leyéndola, no soy muy partidario de las contraportadas y las explicaciones detallistas. Con Pynchon no es una excepción, además de ser prácticamente imposible hablar de ello si meterse en ese famoso jardín del que hablaba. Solo necesitáis saber que leer a Pynchon es siempre un placer, y que en este caso, si además os gusta la novela negra, será, porque no decirlo, orgasmatico. Pynchon es un declarado admirador de Chandler, y aunque Sportello no se parece en nada a Marlowe, toda la novela de Pynchon se nota que esta escrita por alguien que ha leído muchas novelas de genero negro.

Hace poco en Twitter, hablando de Pynchon con Rafa Vázquez, un amigo 2.0 con el que es un placer hablar de literatura, llegamos a un conclusión, una conclusión con la que muchos no estarán de acuerdo desde luego, pero que a nosotros, a mi, me parece de lo mas esclarecedora; se puede disfrutar y ser feliz leyendo a Pynchon, aunque no entendamos nada, aunque todo nos confunda y estemos perdidos en un mar de personajes y tramas paralelas.  A esa conclusión, en parte llegamos gracias a ESTA magnifica anécdota ocurrida en Kosmopolis con un guardia de cementerio, no os la perdáis.

 

Espero no haberme metido en ningún jardín, y si me he metido, espero haber salido dignamente…

Anuncios

13 comentarios to “Vicio propio o como disfrutar de Thomas Pynchon”

  1. Carol Says:

    Aún tengo que estrenarme con Pynchon, por un lado me has dado unas ganas enormes, por otro, un poco de miedo y respeto, a ver qué prevalece al final. un abrazo

  2. JORGE Says:

    Estoy leyendo sobre el 35% de Contraluz, y la sensación es muy encontrada.Por un lado el genio malo me dice que la deje, pues ya me imagino que el resto del tocho va a ser de esa guisa; pero por el lado del genio genio, éste me dice que continue, que ya que te has gasatado 40 euros en la compra, pues, acabalá.He de reconocer que el libro tiene momentos de auténtico aislamiento del mundo y penetración en barrena en el texto, pero de pronto, cambia de escenario, de personajes; retoma acciones abandonadas un puñado de páginas atras ,y…Estoy lleno de dudas…¿Sigo?, ¿lo acabo?: creo que para mi, Pynchon debe ser eso

  3. La Medicina de Tongoy Says:

    A mi lo que más me gusta de Pynchon es lo mucho que le exige al lector. Es decir, a Pynchon no se le puede leer con la televisión de fondo o atendiendo a la niña en el parque o en una comida familiar en la playa. A Pynchon yo le tengo que poner los cinco sentidos y aún así me faltarían tres para entenderlo completamente.

    Aramys, ha salido usted muy dignamente de este jardín.

    Un saludo,

    P.D. Jorge, acábelo. Si ahora duda y lo deja nunca se lo perdonará y estará toda la vida torturándolo. Eso sí, si es tan arduo como parece yo lo compaginaría con otras lecturas.

  4. Santos Says:

    Estoy totalmente de acuerdo, T.P. es un autor exigente donde los haya pero siempre obtendrás una fascinante recompensa si te empeñas en leerlo; de cabo a rabo y vuelta a empezar. Sí, de hecho yo leí Vicio Propio dos veces. La segunda lectura resultó ser una magnífica revelación de su talento que es enorme. No tengo más que elogios para T.P. y su Vineland, Mason & Dixon, Contraluz…
    Gracias por el Jardín…
    En efecto Jorge, siga leyendo Contraluz o guardela para volver a ella en otro momento, pero no abandone la empresa.
    Santos

  5. Enrique Says:

    Para leer a Thomas Pynchon sugiero comenzar por su libro de relatos “Un lento aprendizaje”. A continuación “V”. Después y sin transición “La subasta del lote 49” y, sin lugar a dudas, “El arco iris de gravedad”. El resto de su obra (“Vineland”, “Vicio propio”) es un querer llegar a algo sin conseguirlo. Pynchon no quiere llegar nunca a ninguna conclusión, por eso “El arco de iris de gravedad” es su gran obra maestra. “Contraluz” es “El arco iris…” llevado a su máxima potencia. En el peor de los casos “Contraluz” es más de lo mismo, pero a quienes nos gusta éste norteamericano excéntrico, “Contraluz” es un banquete de situaciones, imágenes y literatura de alto contenido. Thomas Pynchon: léase.

  6. Juan Rafael Says:

    Después de leer a T.P. cualquier otro autor es “medido” en base a una escala completamente nueva y diferente. Es un mundo en si mismo, del que no es facil desprenderse. Después de Contraluz, vino Mason&Dixon y luego no creo que no sea otra cosa que V, Vineland, Arcoiris…a ver como salimos de esta!

  7. Kelly Harley Davidson Billerica Ma Says:

    You could definitely see your skills in the article
    you write. The world hopes for more passionate writers like you who are not afraid to mention how they believe.

    At all times follow your heart.

  8. angelmirandavicente Says:

    a mi me pasa igual con seguir o dejar de leer vicio propio… y no le veo la parte buena a eso… el argumento es un caos y los personajes no enganchan… cuál es el mérito?

  9. wsolarsurfer Says:

    Uno de los libros más divertidos que he leído. Pynchon en mi opinión nunca defrauda. :)

  10. Menstruator Says:

    Primera novela de Pynchon que leo. Primera novela de Pynchon que abandono (y eso que ya iba por la página 300 de unas 400 que tiene la novela, que le den a las últimas 100). ¿Este es el famoso Pynchon?
    La verdad, a mí me ha parecido algo INFUMABLE. Este autor te exige un 10000% más de lo que te da. No he tenido problemas en leer a otros autores de esos “inaccesibles”, aspirantes a Joyce, postmodernistas o simplemente criptonarrativos tipo DeLillo o Foster Wallace pero este Pynchon ha podido conmigo. Sopor, aburrimiento, tedio, coñazo, no se me ocurren otros términos para definir esta novela.
    No veo donde están las cualidades literarias por ningún sitio. Tampoco veo el “humor hilarante”, ni la “estructura laberíntica”, ni nada. Más bien da la impresión de ser un texto atolondrado, o un autor caótico, desordenado, chapucero, con una prosa que tampoco es como para tirar cohetes. ¿Hay alguna página en la que el protagonista no se “encienda un canuto”? Y Doc se encendió un canuto, y Doc se encendió un canuto. ¿Hay alguna mujer en la novela que no vaya vestida con minifalda?

    Pérdida de tiempo. Un mito caído.

    Probaré con “El arco iris de gravedad” más que nada porque ya lo he comprado y tiene pinta de ser intelectualmente más serio que este pero, desde luego, esperaba algo más de alguien que recibe las alabanzas que recibe Pynchon. Aún así, como ya estoy de mala leche porque me siento estafado como lector, existen muchas posibilidades de que acabe abandonándolo también en plan venganza particular y privada. Depende de Pynchon que lo haga o no.

    Lo siento, pero alguien tenía que decirlo. Este libro es un rollo, una masturbación para culturetas y para sosones angloidealizantes. Y os lo dice alguien que se ha fumado un Amazonas de “canutos” tan grande que avergonzaría al mismísimo Doc Sportello.

  11. angelmirandavicenteÁngel Says:

    Menstruator… ahí has hablado, me sucedió exactamente lo mismo. Me dormía literalmente leyendo tal cantidad de chorradas sin interés alguno, ni ritmo, ni nada. Ni aporta intelectualmente, ni lingüísicamente, ni como entretenimiento o novela negra. Personajes estereotipos y planos, trama absurda y chorra, todo liado sin un fin…. ppppffffff. No entiendo por qué tanto revuelo y no sé si podré darle otra oportunidad después de leer Vicio propio. Creo que sí lo acabé, pero la verdad es que es tan insulso que no recuerdo gran cosa del libro. Vaya soplapollez!

  12. el nota Says:

    Aviso a navegantes: la mejor obra publicada en las últimas décadas del siglo pasado fue a mi entender “El arco iris de Gravedad”. Ahora cuesta más leerlo por estar fuera de aquellos momentos, no nos dejaron leerla a los españolitos en su tiempo. Pero ahora tampoco nos dejan, al menos en castellano. Es denunciable la traducción “mexicanada” hecha por Tusquets. Un atentado a la cultura y a los propios lectores de habla hispana. No hay derecho y habría que pedir la devolución del dinero.

    • Elisa Says:

      Una cosa sobre la traducción: recuerda que Pynchon escribió buena parte del Arcoíris en México; viviendo ahí aprendió un buen español (dicho por él en un artículo sobre García Marquez que publicó hace mil años). En ese sentido es justo para el autor que la traducción se acerque a la variante del idioma que conoce y habla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s