Wendolin Kramer de Laura Fernández

La mayoría de los niños pequeños quieren ser bomberos o policías o astronautas. Luego, cuando crecen y les salen granos en la cara, se gastan toda la paga en cómics, revistas guarras y paquetes de tabaco,  ya no quieren ser astronautas o policías, quieren ser como Spiderman, o como Superman, o mejor aún, tener algún súper poder que les permita saltarse las clases, ligarse a la tía buena del insti y hacer cosas que, con esa edad dejen atónitos a sus colegas. O sea, ser superhéroes, pero del siglo XXI.

Los adolescentes de ahora nunca irían a clase con un supertraje debajo de la topa, sueñan con otras cosas, pero los que superamos la treintena y nos tragamos series como El superhéroe Americano, soñar con tener un traje que ponernos debajo de la ropa era algo que sucedía a cada instante o que nos picara una araña radioactiva era la cosa mas alucinante que te podía pasar en octavo curso. Tanto les marcó a algunos aquella época de series de TV de bajo presupuesto con superhéroes o  lagartos verdes, de dibujos animados demasiado surrealistas, de concursos con calabazas parlantes o de súper brujas que averiaban cosas, que muchos cuando se han hecho mayores, nos han devuelto toda esa ingente culturilla televisiva, en forma de auténticos libros de culto. ¿se os ocurre alguno? Os doy una pista, Wendolin Kramer.

Hace aproximadamente ocho meses os hablaba de Laura Fernández y de su libro Bienvenidos a Wellcome, lo podéis ver aquí, y os decía que si no os dabais prisa os quedarías sin poder leer Bienvenidos a Wellcome, grandísimo libro con muy mala suerte. Por desgracia eso es exactamente lo que ha pasado, Laura se ha quedado sin copias y ahora es prácticamente imposible encontrarlo. Y es una lastima.

Lo bueno es que Laura tiene nuevo libro, como os decía en la entada de Bienvenidos…

Y es aún mejor que el anterior.

De Laura ya os hable un poco la otra vez; nacida en Terrassa allá por el 81, es periodista, colabora en El Mundo, Que Leer, Mondo Sonoro, y Go-Mag, tiene este magnifico blog y lo mejor de todo, tubo un banda que llegó a sacar una maqueta con póster incluido.

Yo estuve en dos grupos, pero nunca llegue a sacar maqueta. Así me va.

Wendolin Kramer tiene ese sello único que Laura le das a sus novelas, ese formato caricaturesco, inverosímil y exagerado, lleno de personajes que rozan el ridículo y que viven vidas falsas, dobles vidas, vidas aburridas o incluso algunos que se inventan sus propias vidas, Wendolin Kramer es divertida, alocada, sorprendente y extraña, absolutamente original, romántica, genial y hasta un poco cursi. Pero Wendolin Kramer se diferencia de Bienvenidos a Wellcome en mucho sentidos. Esta última novela de Laura es mas medida, más ordenada, mas clara. Bienvenidos era (y no lo digo yo, lo dice la propia Laura) excesiva y muy atolondrada, y aunque para mi era absolutamente genial y diferente, se nota que Wendolin es mas pulcra, mas madura. Sin dejar de ser una novela de la factoría Laura Fernández, sin dejar de tener todo eso que he enumerado anteriormente, Wendolin es un paso adelante clarísimo en el estilo y la madurez de Laura, mola.

Wendolin Kramer es, como dice el subtitulo del libro, una historia de Superhéroes, Supervillanos y un chucho deprimido. Con ese subtitulo nadie debería perdérsela.

Wendolin Kramer tiene casi treinta años, habla con un póster de Kirk Cameron que tiene en su cuarto y casi siempre lleva un traje de Súper Chica bajo la ropa. Además ha montado un despacho de detectives en su habitación. Su padre usa gafas sin cristales y su perro gana concursos de belleza canina, el perro es de color rosa y se llama Earl. Y a veces Munk.

Wendolin acepta un caso, solo tiene que seguir a un hombre, seguirlo e informar a su cliente de donde va a estar, sencillo. Pero la cosa se complica cuando, por una confusión, su cliente espera un hombre y no a una chica pelirroja y con pecas. Además hay por ahí un escritor que quiere ser famoso y esta a punto de destapar una bomba, una mujer con una librería solo para mujeres y que no deja entrar a hombres, un psicólogo canino con un extraño bigote que entiende lo que dicen los perros, un vendedor de cómics que huele mal, tiene el pelo grasiento y es fan de Spiderman, y que además se lo monta con una Mery Jane muy particular, una editora mentirosa y peligrosa, un caniche cabronazo y …

Me gusta mucho como Laura marca las vidas de sus personajes, como les da diferentes visiones de la realidad, en Wendolin Kramer hay varias visiones de la realidad, de esa realidad distorsionada que ven sus personajes; como la visión de Wendolin, consciente de sus dos mundos, de su dureza. Wendolin es una superhéroe, es Súper Chica, lleva su traje bajo la ropa, como Superman, pero lejos de ser tan ingenua como podría parecer, Wendolin es consciente del mundo en el que vive:

¨Había aprendido que la colisión entre su mundo y el mundo que todos conocían podía doler tanto como un súper rayo derritecorazones. Así que no iba a volver a mezclarlos. Se quedaría con su mundo de zapatos Rubios.¨

O la de la madre de Wendolin, Marion Kramer, que les ha cambiado a todos los miembros de la familia, incluida ella, sus nombres por unos de origen alemán. Y que  además, obliga a su marido a llevar gafas si cristales para que se parezca a Clark Kent.

Visiones del mundo que cada uno se ajusta a su perfil, a su manera de querer entender la vida. Puede que sea su manera de sortear el día a día, de sobrevivir; lo que no se diferencia mucho de lo que muchos hacemos en nuestras vidas reales.

Creo que Wendolin Kramer es una novela divertida y como he dicho antes un poco cursi, en el buen sentido de la palabra, es tierna. Tierna por esa Wendolin que cree hacer el bien, que se cree heroína y salvadora, tierna por ese abatido vendedor de cómics que al conocer a Wendolin ve en ella esa realidad que el desea, esa Mery Jane que lleva tiempo buscando, tierna por el contexto y el desarrollo, tierna por como esta escrita. Pero al mismo tiempo es una novela divertidísima y extrema como ya he dicho varias veces, surrealista, crítica con la ciudad en la que esta ambientada, Barcelona, una novela de apariencia sencilla con un trasfondo bestial en la que hay mil y una referencias a la cultura Pop y unos cuantos guiños a novelas y escritores del agrado de su autora (que os recomiendo que os apuntéis y luego salgáis corriendo a comprar)

Se me ocurre un concurso: En el libro de Wendolin, antes de empezar, hay una cita firmada por Anna Frank, si alguien me sabe decir a que libro le hace un guiño Laura con esa cita, puesto que es la misma, y que además dicho libro sale citado en Wendolin Kramer, le regalo un libro, no se cual ya veremos, venga.

Si todo va bien, puede que Seix Barral se decida a reeditar Bienvenidos a Wellcome, y el mundo será un lugar más justo, de momento, no os perdáis a la pequeña Wendolin.

Y acabo como acabé la reseña de Bienvenidos a Wellcome, una frase que sigue totalmente vigente en esta novela  y en estos tiempos:

Creo que es el antídoto perfecto para toda esa moralidad literaria que reina hoy en día, para todo ese puritanismo pragmático que nos guía de la mano para decirnos lo que hemos de leer. Dadles a todos un puñetazo en la cara con este libro. Hablo en serio.


WendolinKramer

Seix Barral  Biblioteca Furtiva 2011

282 Paginas

 

 

 

10 comentarios to “Wendolin Kramer de Laura Fernández”

  1. alicia Says:

    Entrañable, maravillosa y divertida. Una de las mejores novelas que he leído en los últimos meses. Me la zampé en un día de perreo en casa y la disfruté como una niña. Todas somos supergirl.

  2. Aramys Says:

    Hola Alicia, coincido contigo en todo, entrañable es la palabra, a mi me duró tres días y porque me puse freno, es una novela fantastica!

    Gracias por pasarte.

  3. Óscar Palmer Says:

    Mira, andaba buscando algo que comprar esta semana y ya me has sacado de dudas. Personalmente creo que la combinación detectives + superhéroes + perros me va a tocar más la fibra que lo de la sitcom espacial. ¡Un saludo!

  4. Aramys Says:

    Hola Oscar! Un honor que te pases de nuevo por aqui, muchas gracias. La novela tiene mucho de novela negra ya veras, pero con un visión diferente a lo tradicional, es la visión Laura fernadez ya veras, ojalá te guste tanto como a mi.
    Saludos

    ¡Impaciente y con ganas de que llegue el 30 de marzo!

  5. La Medicina de Tongoy Says:

    Yo en cambio siempre quise ser el hombre invisible. Ya de chaval apuntaba maneras. Así podría saber quienes de mis compañeros eran superheroes (hoy eso ya no es posible porque a todos les sobresale el calzoncillo por fuera y los pillas enseguida pero entonces tenía mucho sentido) y qué podían hacer mejor que yo; cual era su superpoder, vaya. Luego los chantajearía (no olvidemos que soñaba despierto). A cambio de mi silencio tendrían que hacer trabajitos para mi. Crearía una Liga de SuperVillanos desde una sombra figurada porque en mi fantasía yo era invisible, ya lo dije. Una vez a la semana se cambiarían el traje azul y rojo por el gris y negro y atracarían bancos o darían palizas de muerte a los quinquis que me atemorizaban cuando volvía de la escuela, que eran unos chicos muy feos de pelo grasiento que habían dejado los estudios y salían con chicas guapísimas a las que yo amaba en secreto, que se llamaban María y tenían los ojos verdes y llevaban botas altas, como Wonder Woman, aunque yo siempre había sido más bien marvelita y mis mejores erecciones venían de allí. El caso es que yo me hacía millonario y nadie se atrevía a ponerme un dedo encima algo a lo que todo el mundo tendría que acostumbrarse aunque pareciera sospechoso y acabaría por achacarlo a un evidente sexapeal en el que todavía estoy trabajando.

    Es por este tipo de cosas que creo que me gustará tanto el libro de Laura.

    Magnífica recomendación, por cierto.

  6. Aramys Says:

    Que bueno, me has dejado sin palabras jajaa, el libro de Laura no te va a gustar, te va a encantar, ¡eres de los míos! Gracias por pasar.

  7. Elwen Says:

    Oh oh oh, ya mismo me lo estoy apuntando en el anobii que no se me escape de probarlo.

  8. Aramys Says:

    Elwen bien echo, ya veras como te gusta :)

  9. Lágrimas en la lluvia de Rosa Montero « Viaje alrededor de una mesa Says:

    […] Biblioteca Furtiva, me descolocó, en esa colección esta también el libro de Laura Fernández, Wendolin Kramer, y ese es un libro totalmente surrealista (y totalmente recomendable y que tenéis que leer). Cuando […]

  10. gurras xxx en Español Says:

    gurras xxx en Español

    Wendolin Kramer de Laura Fernández | Viaje alrededor de una mesa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s